Tag Archives: Dr Daniel Candelas Prieto

belkyra eliminar papada

¿Cómo eliminar la papada sin cirugía? La solución es Belkyra

El paso de los años termina por quitarle la firmeza a nuestra piel, provocando que esta acabe por ponerse flácida y que acumule grasa. Esto puede resultar bastante molesto y antiestético, y más cuando se trata de una zona tan importante como la cara. Nadie quiere ir exhibiendo una papada en su cuello, por lo que en Clínica Dermatológica Madrid GONZÁLEZ CAVADA, te desvelamos cómo eliminar la papada sin cirugía. Continue reading

hongo circinado tiña del cuerpo

Tiña del cuerpo (Herpes circinado)

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

 

Resumen:

Descripción de los hongos que pueden transmitirse al ser humano y sus consecuencias. ¿Qué es la tiña?, también denominada herpes circinado, infección de la piel  que afecta a distintas partes del cuerpo  producida por un tipo de hongos llamados dermatofitos. El mayor riesgo de contagio lo tienen los niños. La tiña tiene distintas formas de contagio y síntomas. Se presentan distintas formas de tratamiento y prevención de la tiña.

Hongos antropofílicos

Únicamente son parásitos del ser humano. Sólo se transmiten de persona a persona. Producen grandes epidemias en medios urbanos por contacto en duchas, piscinas, colegios, etc. Las lesiones son poco inflamatorias.

Hongos zoofílicos

Habitan normalmente sobre los animales. Ocasionalmente pueden infectar al ser humano o encontrarse en el suelo. Producen epidemias familiares en personas en contacto con animales infectados. Son poco contagiosas de persona a persona o por la ropa. Las lesiones suelen ser inflamatorias.

Hongos geofílicos

Viven en el suelo alimentándose de restos de queratina de animales. Aunque es raro, pueden infectar al ser humano directamente o por medio de animales, produciendo tiñas inflamatorias.

¿Qué es la tiña?

La tiña del cuerpo, o tiña de la piel lampiña, o herpes circinado, es una infección de la piel que afecta a la cara, tronco, cuello o extremidades y está causada por un tipo de hongos llamados dermatofitos. El nombre científico de la tiña del cuerpo es Tinea corporis.

Los dermatofitos son hongos que sólo son sólo parásitos en estructuras con queratina, es decir, epidermis (es la capa más superficial de la piel), pelo y uñas. Tienen su reservorio natural en la piel y el pelo del hombre y los animales, y en el suelo rico en tales desperdicios. A partir de estas fuentes se pueden contagiar el hombre y los animales. Según su reservorio natural se clasifican en:

La tiña del cuerpo puede estar producida por cualquier tipo de dermatofito, siendo los más frecuentes:

• Microsporum canis

• Trichophyton mentagrophytes

• Trichophyton verrucosum

• Trichophyton rubrum

• Epidermophyton floccosum.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de contagio y cómo se produce?

La tiña del cuerpo puede aparecer a cualquier edad, aunque los niños son los que tienen el mayor riesgo de contraer la infección. Pueden contagiarla con facilidad a otros niños (colegios, guarderías, etc.). Además los niños son los que más están en contacto con los animales domésticos. En la mayor parte de los casos la infección es transmitida por animales (perros, gatos, conejos, etc.).

También tienen mayor riesgo los granjeros y las personas que trabajan con animales con pelo (criadores, personal de laboratorio, etc.)

El hongo se transmite por contacto directo con una persona o animal infectado.

En las condiciones ambientales apropiadas (calor, humedad), un reservorio de infección en los pies (tiña de los pies) u otra localización puede originar una tiña del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?

• Las lesiones se pueden localizar en cualquier parte de la piel.

• Cuando el hongo es zoofílico, las lesiones se suelen localizar sobre piel expuesta (cabeza, cuello, cara y brazos).

• Si es antropofílico suelen afectar áreas no descubiertas o por traumatismo.

• Aparecen generalmente como manchas rojas, con forma circular u ovalada, de bordes sobreelevados rojos, con descamación y a veces con vesículas (vejigas llenas de líquido) o pústulas (vejigas llenas de pus).

• Las lesiones presentan crecimiento por los bordes como una “mancha de aceite”, y la porción central de la lesión va quedando sana, sin descamación, aspecto por el que se le denomina “herpes circinado”.

• Las lesiones pueden ser únicas o múltiples (sobre todo si el hongo es zoofílico).

• Pueden existir formas profundas que se asocian a una importante respuesta inflamatoria.

¿Cómo se diagnostica?

Algunas enfermedades de la piel muestran síntomas similares aunque requieren tratamientos completamente diferentes. Por lo tanto, a veces, el diagnóstico inicial debe ser confirmado con pruebas de laboratorio, aunque no siempre son imprescindibles.

Pruebas de laboratorio: se puede realizar un raspado de las lesiones para realizar un examen directo por el microscopio y un cultivo. Algunos hongos se hacen fluorescentes cuando son expuestos a la luz ultravioleta (luz de Wood).

Algunas enfermedades que pueden plantear confusión con la tiña del cuerpo son: pitiriasis versicolor, eczemas, psoriasis, etc.

En caso de duda sobre el diagnóstico es conveniente acudir a un dermatólogo.

¿Cuál es el tratamiento?

Dependiendo de si las lesiones son pocas o muy numerosas se realizan tratamientos tópicos (aplicados directamente sobre la piel) o por vía general (vía oral). Entre los más utilizados están:

• Derivados imidazólicos (itraconazol, clotrimazol, tioconazol, sertaconazol, etc.)

• Ciclopiroxolamina

• Alilaminas (naftifina, terbinafina)

• Griseofulvina.

¿Qué se puede hacer para evitar el contacto?

• Los hongos que causan infecciones están en gran cantidad de lugares, por lo que es prácticamente imposible eliminarlos totalmente.

• Es importante examinar a los contactos íntimos de la persona afectada para investigar evidencia de enfermedad. En principio, no se justifica separar a los niños infectados de la escuela si se indica tratamiento efectivo.

• Es recomendable examinar a los animales domésticos por si éstos estuvieran afectados, realizando un tratamiento adecuado siempre que se sospeche infección.

Debe evitarse el contacto con animales o personas que presenten signos de infección.

hongos en los pies

Tiña inguinal (tiña crural)

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

¿Qué es la tiña inguinal?

El nombre científico de la tiña inguinal o crural es tinea cruris. A veces también se denomina eczema marginado de Hebra.

La tiña inguinal es una infección de la piel causada por un tipo de hongos llamados dermatofitos que afecta a la región de las ingles, escroto (piel que recubre a los testículos), pubis y zonas adyacentes.

Los dermatofitos son hongos que sólo se presentan parásitos en estructuras con queratina, es decir, epidermis (es la capa más superficial de la piel), pelo y uñas. Tienen su reservorio natural en la piel y pelo del hombre y los animales, y en el suelo rico en tales desperdicios. A partir de estas fuentes se pueden contagiar el hombre y los animales. Según su reservorio natural se clasifican en:

Hongos antropofílicos

Únicamente son parásitos del hombre. Sólo se transmiten de persona a persona. Producen grandes epidemias en medios urbanos por contacto en duchas, piscinas, colegios, etc. Las lesiones son poco inflamatorias.

Hongos zoofílicos

Habitan normalmente sobre los animales. Ocasionalmente pueden aparecer en el ser humano o encontrarse en el suelo. Producen epidemias familiares en personas en contacto con animales infectados. Son poco contagiosas de persona a persona o por la ropa. Las lesiones suelen ser inflamatorias.

Hongos geofílicos

Viven en el suelo alimentándose de restos de queratina de animales. Aunque es raro pueden darse en el ser humano directamente o por medio de animales, produciendo tiñas inflamatorias.

¿Cómo se produce el contagio?

  • Las especies más comunes que la producen son Epidermophyton floccosum y Trichophyton rubrum.
  • El contacto directo con individuos infectados puede transmitir la enfermedad en algunos casos.
  • En cambio, es más frecuente la transmisión indirecta por contacto con objetos inanimados como ropa de cama, toallas y prendas de vestir; que transportan escamas infectadas.
  • Se ha observado que los hongos causales pueden sobrevivir durante periodos prolongados en escamas desprendidas.
  • Los factores ambientales son importantes en el comienzo y propagación de la infección.
  • Es más frecuente en los meses de verano o en climas tropicales en los que el calor y la humedad ambiente son muy altos.
  • Es importante la existencia de infecciones por dermatofitos en otras partes del cuerpo, que actúan como reservorio, produciéndose autoinfección. Tiende a asociarse con tiña de los pies.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de contagio?

La tiña inguinal afecta con mayor frecuencia a los hombres que a las mujeres. Aparecen sobre todo en hombres con estilos de vida activos o que no cuidan suficiente su higiene personal.

Las razones de esta preferencia pueden ser:

  • Los hombres usan habitualmente prendas de vestir más oclusivas que las mujeres.
  • Debido al escroto, la piel de las ingles de los hombres puede estar sujeta a una mayor área de oclusión.
  • En general los hombres tienen mayor actividad física que las mujeres, por lo que las ingles pueden permanecer calientes y húmedas por periodos más prolongados.
  • En los hombres puede haber mayor incidencia de otros sitios de infección por hongos dermatofitos (tiña de los pies, etc.) capaces de funcionar como un reservorio para nuevos casos de tiña inguinal.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Aparece una mancha de color marrón rojizo con escamas, que comienza en el pliegue de la ingle y que se va extendiendo a la parte interna de los muslos, escroto, zona pubiana y hacia el ano.
  • Con frecuencia existe una sensación de picor y quemazón en el área infectada.
  • Suele infectar a ambos lados.
  • El borde de la mancha suele ser más rojo y se extiende dejando a su paso una piel menos eritematosa.

¿Cómo se diagnostica?

  • Usualmente el diagnóstico se realiza tras la exploración, debido a las características típicas de las lesiones.
  • Se puede realizar un raspado de las lesiones para realizar un examen directo por el microscopio o un cultivo.
  • Algunas enfermedades que pueden plantear confusión con la tiña inguinal son: otras infecciones por hongos o por bacterias, psoriasis invertida, dermatitis seborreica, eczemas, etc.

¿Cuál es el tratamiento?

  • En la mayoría de los casos la tiña inguinal puede curarse con medidas locales.
  • Para las infecciones más generalizadas o inflamatorias puede ser necesario el realizar tratamiento por vía general (vía oral).
  • Los medicamentos más utilizados son: derivados imidazólicos (itraconazol, ketoconazol, clotrimazol, etc.) y alilaminas (terbinafina, naftifina).

¿Qué medidas se pueden tomar en casa?

Los esfuerzos para disminuir la oclusión y la humedad en la zona comprometida son de utilidad. Se puede lograr con prendas de vestir menos ajustadas y mejor ventiladas.

La correcta higiene general es primordial para prevenir la tiña inguinal. Lave y seque la piel con cuidado todos los días. Cámbiese de ropa todos los días, sobre todo de ropa interior.

Si no se consiguen cambiar los factores de riesgo, aumentan las posibilidades de que se repita la infección.

hongos en los pies

Tiña del cuero cabelludo: Infecciones por hongos del cuero cabelludo

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

Hongos antropofílicos

Tiña del cuero cabelludo. Únicamente son parásitos del ser humano. Sólo se transmiten de persona a persona. Producen grandes epidemias en medios urbanos por contacto en duchas, piscinas, colegios, etc. Las lesiones son poco inflamatorias.

Hongos zoofílicos

Habitan normalmente sobre los animales. Ocasionalmente pueden ser parásitos del ser humano o encontrarse en el suelo. Producen epidemias familiares en personas en contacto con animales infectados. Son poco contagiosas de persona a persona, o por la ropa. Las lesiones son muy inflamatorias. En Europa, la mayor parte de las tiñas del cuero cabelludo están producidas por este tipo de hongos (Microsporum canis, Trichophyton mentagrophytes, Trichophyton verrucosum).

Hongos geofílicos

Viven en el suelo alimentándose de restos de queratina de animales. Aunque es raro, pueden presentarse como parásitos del ser humano directamente o por medio de animales, produciendo tiñas inflamatorias.

¿Qué son y que relación tienen con la tiña del cuero cabelludo.?

Las infecciones por hongos del cuero cabelludo están producidas en gran parte por hongos del grupo de los dermatofitos, denominándose en estos casos, tiña del cuero cabelludo.

Los dermatofitos son hongos que sólo colonizan estructuras con queratina, es decir, epidermis (la capa más superficial de la piel), pelo y uñas. Tienen su receptáculo natural en la piel y pelos del hombre y de los animales, y en el suelo rico en tales desperdicios. A partir de estas fuentes se pueden contagiar el hombre y los animales. Según su receptáculo natural, se clasifican en:

¿Quiénes tienen mayor riesgo de contagio de tiña del cuero cabelludo y cómo se produce?

Los niños son los que tienen mayor riesgo de contraer la infección. Les afecta sobre todo desde la lactancia hasta la edad escolar, con tendencia a propagarse a otros niños (colegios, guarderías, etc.). Es una infección rara en adultos. Además, los niños son los que están más en contacto con los animales domésticos. En la mayor parte de los casos, la infección se transmite a través de losanimales (perros, gatos, conejos, etc.).

¿Cuáles son los síntomas de la tiña del cuero cabelludo.?

Existen diferentes formas de presentación de la tiña del cuero cabelludo, pudiendo aparecer cualquiera de los síntomas siguientes:

  • Pérdida de pelo en áreas circulares
  • Lesiones redondeadas, bien delimitadas, con la piel roja y tumefacta y con un grado de descamación variable
  • Áreas con cabellos cortados a ras del cuero cabelludo, que se desprenden fácilmente al tirar de ellos
  • Aparición de zonas de cuero cabelludo rojas con formación de puntos con pus, y posterior aparición de costras amarillentas
  • Algunas de las lesiones pueden sobreinfectarse por bacterias.
  • Posible extensión de las lesiones a la cara o al resto del cuerpo.
  • En algunas ocasiones los ganglios linfáticos del cuello o de la nuca pueden inflamarse y hacerse dolorosos.
  • También pueden aparecer otros síntomas como fiebre, cefalea o vómitos.

¿Qué se puede hacer en casa?

Los hongos que causan infecciones están en gran cantidad de lugares, por lo que es prácticamente imposible eliminarlos totalmente. Debe evitarse el contacto con animales que presenten signos de infección (áreas redondeadas sin pelo, con escamas sobre la piel).

¿Cómo se diagnostica la tiña del cuero cabelludo?

Muchas enfermedades de la piel muestran síntomas similares, aunque requieren tratamientos completamente diferentes. Por lo tanto, es importante que el diagnóstico inicial sea confirmado con pruebas de laboratorio, aunque no siempre son imprescindibles.

Pruebas de laboratorio: se puede realizar un raspado de las lesiones para realizar un examen directo por el microscopio y un cultivo; además, algunos hongos se hacen fluorescentes cuando son expuestos a la luz ultravioleta (luz de Wood).

En caso de duda sobre el diagnóstico, es conveniente acudir a un dermatólogo.

¿Cuál es el tratamiento de tiña del cuero cabelludo.?

La tiña del cuero cabelludo debe tratarse con un fármaco por vía oral, debido a la necesidad de que el medicamento penetre en el folículo piloso (lugar donde se produce el pelo). Por ello, los tratamientos tópicos (aplicados directamente sobre la lesión) utilizados como único tratamiento, son ineficaces.

Se pueden utilizar varios medicamentos. Los más frecuentes son: terbinafina, itraconazol, griseofulvina, etc. En algunas ocasiones, puede ser necesario realizar un tratamiento con corticoides, o con antibióticos y corticoides simultáneamente.

La duración del tratamiento varía entre 4 y 8 semanas. El tratamiento debe instaurarse lo antes posible, para evitar la diseminación de la infección a otras partes del cuerpo o a otras personas.

Algunas tiñas del cuero cabelludo pueden producir zonas de alopecia (calvas) de forma permanente, incluso a pesar de realizar un tratamiento correcto.

Es importante examinar a las personas en contacto íntimo con la persona afectada, para investigar la causa de la enfermedad. En principio, no se justifica separar a los niños infectados del colegio si se indica un tratamiento efectivo.

Es recomendable examinar a los animales domésticos por si éstos estuvieran afectados, realizando un tratamiento siempre que se sospeche infección.

Articulo del Dr. Daniel Candelas Prieto Publicado en hola.com

hongos en los pies

Erisipela

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

¿Qué es la erisipela?

La erisipela es una infección de la dermis (capa media de la piel) y del tejido celular subcutáneo (capa más profunda de la piel) superior, causada principalmente por la bacteria Streptococcus beta hemolítico del grupo A. En algunas ocasiones también participa el Staphylococcus aureus. En lactantes, puede ser debida a la infección por estreptococos del grupo B.

¿Cómo se produce la infección?

El germen penetra por una erosión (puerta de entrada) a veces imperceptible, y tras un periodo de incubación de dos a cuatro días, se desarrolla la sintomatología. Por esta razón, una placa de eczema, o incluso un pequeño rasguño por muy pequeños que sean, pueden resultar en erisipelas.

¿A quién afecta?

  • Es una enfermedad común en edades extremas de la vida: lactantes, niños pequeños y ancianos.
  • También aparece a menudo en pacientes debilitados, diabéticos,alcohólicos y personas con las defensas bajas.
  • Las personas con ulceraciones en las piernas o con infecciones por hongos en el pie tienen un riesgo mayor, ya que estas alteraciones debilitan los mecanismos de defensa de la piel y facilitan la invasión por las bacterias.

¿Cuáles son los síntomas?

El inicio del cuadro es súbito, afectando al estado general, con fiebre elevada, escalofríos, vómitos y aparición en la piel de una placa rojiza, hinchada, caliente y dolorosa bien delimitada.

La lesión se extiende “en llamarada”, con un borde de avance claro que origina una zona elevada y brillante. El paciente nota sensación de tirantez en la zona afectada.

A consecuencia de la hinchazón intensa, se pueden formar ampollas con contenido claro o hemorrágico, que al romperse dejan ulceraciones. A veces, se producen extensas áreas de destrucción, empeorando el pronóstico.

Las localizaciones preferentes en adultos son las extremidades inferiores y la cara. En los lactantes, aparece sobre todo en el abdomen a partir del cordón umbilical.

La erisipela de las extremidades inferiores en la actualidad es más frecuente, y aparece a menudo en alteraciones tróficas: hinchazón de la extremidad con aparición de eczemas o insuficiencia venosa o arterial. El aspecto es el de una extremidad hinchada, roja, dolorosa que se puede acompañar de fiebre y de adenopatías (ganglios aumentados de tamaño) en las ingles.

La principal complicación local de la erisipela es la extensión en profundidad produciendo infecciones más importantes: celulitis, fascitis, miositis y abcesos. También pueden aparecer complicaciones generales como glomerulonefritis (afectación del riñón) o sepsis (paso del germen a la sangre).

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se establece habitualmente por la sintomatología, ya que el germen no se cultiva en la lesión, y los cultivos de sangre suelen ser negativos. Si se realiza un análisis de sangre, aparecerán datos de infección aguda como, aumento de glóbulos blancos y de la velocidad de sedimentación globular.

¿Cuál es el tratamiento?

  • Reposo en cama
  • Antibióticos por vía general. Se utilizan fundamentalmente beta-lactámicos (penicilina, cloxacilina, etc.). En caso de no poder utilizar beta-lactámicos (alergias), se utilizan macrólidos (eritromicina).
  • Analgésicos
  • Antiinflamatorios
  • Tratamiento de las enfermedades o factores desencadenentes: erosión, eczema, úlcera, infección por hongos, etc.
hongos en los pies

Alopecia androgenética: calvicie común

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

¿Qué es?

La alopecia androgenética, también denominada calvicie común en los varones y pérdida hereditaria en las mujeres, es un rasgo común desde el punto de vista genético, producido por los andrógenos en varones, y mujeres sensibles a ellos. Constituye la causa más común de pérdida de cabello, tanto en varones como en mujeres.

Se inicia en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta en ambos sexos y a menudo se expresa por completo alrededor de los 40 años de edad.

Según varias estadísticas, afectaría a alrededor de un 25% de los varones entre los 25 y 35 años, a un 40% de los mayores de 40 años y a un 50% de los mayores de 50 años, aumentando el porcentaje a medida que consideremos grupos de edad más avanzados. En las mujeres podrían verse afectadas en torno al 28%, aunque no existen estudios amplios al respecto.

En el pasado, la calvicie solía considerarse algo desafortunado o no deseado. Sin embargo, esta actitud ha cambiado con los años y, en la actualidad, una cabeza afeitada se suele considerar incluso como algo moderno y atractivo.

¿Cuál es la causa y cómo se produce?

En la alopecia androgenética, el fenómeno fundamental, tanto en el hombre como en la mujer, es la miniaturización progresiva del folículo piloso en determinadas áreas del cuero cabelludo, que acaba transformándose desde pelo terminal (pelo propio del cuero cabelludo a partir de los 3-4 meses de edad, que resulta de la transformación del vello corporal tras el efecto de los andrógenos) hasta vello, y finalmente desaparece. Se trata de un proceso espontáneo e irreversible y que se suele iniciar desde la adolescencia, debido al aumento de las cifras y actividad de los andrógenos. Existen varios andrógenos que pueden actuar sobre el folículo con un grado de actividad diferente, siendo el más activo la hormona dehidrotestosterona.

Las áreas sensibles a la actividad de los andrógenos son la zona media por encima de la frente y la coronilla en el hombre, y toda la zona superior y central de la cabeza en la mujer, estando el grado de sensibilidad y, por tanto, la tendencia al desarrollo de una alopecia androgenética, determinado por una herencia que se transmite de padres a hijos con una intensidad variable (la famosa tradición familiar).

El patrón de alopecia androgenética en los varones varía desde la acentuación de las entradas, pasando por la pérdida difusa en la zona media por encima de la frente y/o de la coronilla, hasta la pérdida de todo el cabello salvo el localizado en los márgenes posterior y laterales de la cabeza. La diferencia fundamental con las mujeres es que éstas no llegan a quedarse completamente calvas. Las mujeres presentan una pérdida difusa del cabello, a menudo con más afectación en la región superior central, sin retroceso de la línea de implantación del pelo, y es posible que quede visible el cuero cabelludo.

Por tanto, en la alopecia androgenética se produce un acortamiento y adelgazamiento de los cabellos, que se denominan cabellos miniaturizados. Estos cabellos muestran una pérdida importante de diámetro y longitud y son el rasgo definitorio de la alopecia androgenética. La calvicie transforma un cabello largo, grueso y pigmentado, en un cabello fino, más claro y velloso.

¿Cómo se diagnostica?

  • Para llevar a cabo un diagnóstico adecuado y acertado de la alopecia androgenética, es fundamental que su médico realice un interrogatorio correcto sobre los posibles antecedentes familiares y personales.
  • También se debe tener en cuenta la posibilidad de que la alopecia androgenética aparezca asociada a otros trastornos capilares.
  • Pueden existir otras formas de alopecia que aparezcan junto a la alopecia androgenética.
  • Otros tipos de alopecia que pueden plantear confusión con la alopecia androgenética son: efluvio telógeno, efluvio anágeno, la alopecia por tracción, síndrome del anágeno suelto, alopecia producida por fármacos, alopecia areata difusa, etc.

Productos placebo

Entendemos por placebo aquella sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo si el que lo recibe está convencido de que la sustancia posee realmente tal acción. Aunque no son placebos en el sentido estricto, el mercado se encuentra saturado de preparados a base de vitaminas y principios inmediatos que tienden a fortalecer el cabello. Su utilidad es más que dudosa, ya que realmente sólo se beneficiarían de su uso aquellas alopecias secundarias a un déficit determinado.

Minoxidil

Actúa aumentando el grosor del tallo piloso, así como reduciendo el porcentaje de pelos en fase de caída. Se utiliza en diferentes concentraciones y en ocasiones se asocia a otras sustancias para aumentar su eficacia.

Finasterida

Es un fármaco administrado por vía oral que bloquea el paso de testosterona a dehidrotestosterona, que es la hormona responsable en mayor medida de la alopecia androgenética. Se utiliza también en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. Se ha demostrado que detiene en gran medida la alopecia y, en una proporción importante de hombres, estimula el crecimiento de nuevo cabello.

Antiandrógenos por vía oral

En las mujeres pueden utilizarse antiandrógenos por vía oral: acetato de ciproterona o flutamida. Reducen la caída y la seborrea.

Tratamientos quirúrgicos

Se pueden realizar transplantes de cabello, en los que se implantan cabellos procedentes de las zonas posteriores o laterales de la cabeza en el mismo paciente. Existen además otras técnicas variables según la extensión y localización de la alopecia.

¿Cuál es el tratamiento de la alopecia androgenética?

El tratamiento de la alopecia es uno de los grandes retos de la humanidad. Resulta paradójico que un proceso con tintes fundamentalmente cosméticos, despierte una preocupación tan honda entre el género humano.

Los tratamientos empleados con mayor frecuencia son:

¿Qué medidas se pueden tomar en casa?

Cada cual debe decidir cómo influye la alopecia en su vida. La alopecia androgenética afecta a una gran parte de la población masculina y cada persona reacciona de una forma diferente.

Es importante intentar aceptar este tipo de alopecia. La alopecia es un proceso biológico y, como tal, podrá detenerse o retrasarse, pero nunca curarse.

 

Artículo publicado por el Doctor Daniel Candelas en la revista hola.com

hongos en los pies

Cáncer de piel: melanoma

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

El melanoma

Melanoma es un tumor maligno originado en los melanocitos, que son unas células que producen melanina (pigmento que absorbe los rayos ultravioleta). Los melanocitos se localizan en la piel, los pelos, los ojos, el sistema nervioso central, las mucosas y el oído.

Los epiteliomas cutáneos

Son tumores malignos originados en la epidermis (capa más superficial de la piel) y/o sus anejos (folículos pilosebáceos y glándulas sudoríparas). Los más frecuentes son el carcinoma de células basales o epitelioma basocelular y el carcinoma de células escamosas o epitelioma espinocelular. Constituyen el grupo de tumores malignos más frecuentes en el ser humano.

¿Cuántos tipos de cáncer de piel hay?

Existen dos tipos principales de cáncer cutáneo:

¿Qué es un melanoma maligno?

Como hemos dicho anteriormente, se trata de un tipo de cáncer originado en los melanocitos. En la mayoría de los casos se localiza en la piel, aunque también pueden producirse en mucosas, los ojos, aparato digestivo, sistema nervioso, etc. Nosotros nos referiremos al melanoma de origen cutáneo. El melanoma maligno es un cáncer muy peligroso. La supervivencia del paciente depende en muchos casos de la detección y tratamiento precoces, por lo que es fundamental detectar el melanoma cuanto antes.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Hay una serie de factores que aumentan el riesgo de desarrollar un melanoma. Estos factores determinan que existan grupos de personas con mayor probabilidad de desarrollarlo. Entre ellos, cabe destacar:

  • Las personas de piel blanca, pelo rubio o pelirrojo y con ojos claros (verdes, azules y grises) sufren mayor riesgo de padecer un melanoma. La piel de las personas blancas es más sensible y más propensa a ser dañada por los rayos del sol.
  • Presencia de nevos (lunares) atípicos (nevos mayores de 6 milímetros de diámetro, asimétricos, con bordes irregulares, con diferentes colores en su interior y con elevaciones). Estos nevos son más propensos a convertirse en malignos. El riesgo aumenta cuantos más lunares de esta clase se tengan en la piel.
  • Presencia de nevos en gran cantidad. Cuanto mayor sea el número, mayor será el riesgo. Igualmente a mayor tamaño mayor riesgo.
  • Presencia de nevos congénitos (presentes desde el nacimiento). Los gigantes (mayores de 20 centímetros) son los que conllevan mayor riesgo.
  • Efélides (pecas). A mayor número, mayor riesgo.
  • Tener antecedentes familiares (de nevos atípicos, de melanoma o de ambas cosas). Puede heredarse genéticamente una mayor predisposición a padecer melanoma.
  • Haber padecido una o más quemaduras graves por el sol, especialmente si se han sufrido en la infancia o la adolescencia, pues el efecto de la irradiación solar es acumulativo.
  • La ausencia de bronceado ante la exposición solar implica un aumento del riesgo del melanoma.
  • Haber estado expuesto muchas horas a rayos ultravioleta (sol, UVB, UVA) aunque se tenga la piel totalmente bronceada.

¿Cuáles son los grupos de riesgo?

Son varios los grupos de personas que presentan un mayor riesgo de desarrollar un melanoma:

Con relación a la edad: aunque el melanoma puede aparecer a cualquier edad y cada vez se diagnostica más en jóvenes, se da más en personas de edades medias y avanzadas, lo cual es común a los distintos tipos de cáncer de piel.

Las personas mayores tienen un riesgo mayor de haber estado en contacto excesivo con la luz del sol durante un tiempo más largo. Sin embargo, es durante la niñez y la adolescencia cuando con más probabilidad se produjeron las lesiones iniciales.

Con relación al sexo: el melanoma es más frecuente en mujeres que en varones. El tronco es la localización más frecuente en el varón, mientras que en la mujer predominan en las extremidades inferiores.

Con relación a la actividad al aire libre: las profesiones realizadas al aire libre, con un mayor riesgo de exposición solar diario, aumentan la posibilidad de padecer un melanoma: sector de la construcción, agricultores, pescadores, marineros, etc.

Las vacaciones y deportes al aire libre: también aumentan el riesgo, sean las exposiciones solares largas o sean intermitentes, pero intensas.

Con relación al tipo de piel según el grado de sensibilidad a la luz solar (fototipo cutáneo):las personas con una piel muy sensible que siempre se queman y nunca se broncean en su primera exposición al sol, constituyen un grupo de riesgo. Pertenecen a este grupo las personas pelirrojas, pecosas, de piel muy blanca y de ojos y cabello claros. Las personas que se broncean fácilmente abusan de las horas de exposición, aunque por lo general no se hayan quemado en las primeras exposiciones solares.

Con relación al historial clínico: Las personas que en algún momento de su vida se han visto afectadas por un melanoma, tienen el riesgo de recaer en el mismo o de desarrollar nuevos melanomas. Por este motivo, son muy importantes el seguimiento médico y el mantenimiento de medidas de prevención.

¿Cuáles son los signos y síntomas del melanoma?

Uno de los aspectos más importantes del melanoma es su diagnóstico en sus fases más iniciales.

La gran mayoría de las veces, la aparición del melanoma se detecta por un cambio en el tamaño, la forma o el color de un lunar que ya existía. El melanoma también puede aparecer como un lunar nuevo, o un lunar de aspecto extraño.

Existen unos signos guía, que se expresan con las letras ABCDE, para simplificar:

Los cinco signos son de gran utilidad para detectar posibles lesiones en la piel con riesgo de transformarse en melanomas. No obstante, estas características pueden estar presentes en muchos nevus benignos clínicamente atípicos, y en ocasiones, en otros tipos de nevos. Hemos de hacer énfasis en que son los cambios en estas características, más que las características en sí, lo que debe constituir el signo principal de alerta.

El melanoma no suele causar ningún dolor a las personas afectadas, aunque en algunos casos puede causar picor y llegar a sangrar.

Cuando aparece bajo la uña, adquiere el aspecto de un hematoma.

  • Asimetría: la mitad del lunar no es igual a la otra mitad.
  • Borde: el contorno del lunar es irregular. Tiene una apariencia desigual o borrosa.
  • Color: el color del lunar no es uniforme. Pueden aparecer zonas más oscuras de color marrón, bronce o negro. También se pueden apreciar ciertas áreas del lunar de color rojo, blanco, gris o azul.
  • Diámetro: el tamaño del lunar es superior a los 6 milímetros.
  • Elevación: la elevación está casi siempre presente, aunque puede faltar.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Cuando se plantean dudas sobre la naturaleza maligna de un tumor, se puede recurrir a la biopsia. La biopsia consiste en una extirpación de una muestra del tumor, para poder proceder al análisis del tejido a través del microscopio y tomar la decisión de tratamiento más adecuada, si se confirma el diagnóstico.

¿Cómo se puede prevenir el melanoma?

El principal factor de riesgo que existe para desarrollar el melanoma es la exposición a las radiaciones solares.

Por otra parte, las personas afectadas por un melanoma son las que tienen más riesgo de desarrollar nuevos melanomas. Por tanto, las personas con melanoma deben seguir con especial atención las normas generales para protegerse de las radiaciones solares.

Tan dañina es la exposición continuada (trabajadores al aire libre), como la exposición intermitente pero intensa, por ejemplo, en vacaciones. Además, las largas exposiciones al sol pueden hacer que la piel envejezca prematuramente y pierda elasticidad y suavidad.

Es muy importante recordar que los niños y adolescentes necesitan un cuidado especial. Un gran porcentaje de los casos registrados de melanoma tiene su origen en exposiciones excesivas al sol antes de los 18 años.

Se debe evitar el efecto acumulativo del sol en nuestra piel.

Evitar las quemaduras, en especial durante la niñez y la adolescencia, ya que la piel es mucho más sensible.

Los rayos solares son más dañinos entre las diez de la mañana y las dos de la tarde. Durante todo este tiempo, hay que evitar exponerse al sol sin protección.

En la playa, el agua o la nieve, el reflejo de la luz del sol aumenta y, por tanto, sus efectos se multiplican. La vegetación, palmeras o pinos, en las zonas de playa hace que el reflejo sea menor. Hay que buscar la sombra natural que proporcionan los árboles, los edificios, etc., como una eficaz protección contra el sol.

Otros accesorios de gran utilidad para protegerse son las gafas de sol y los sombreros anchos que además de la cara, protejan orejas y cuello. Las ropas de color oscuro ofrecen mayor protección que los vestidos de color pastel o suave.

Al exponerse al sol, hay que utilizar en abundancia y frecuentemente cremas, lociones, sprays o cremas protectoras (eficaces tanto para los rayos UVA como para los UVB) que tengan, como mínimo, un factor 15 de protección. Deben escogerse productos resistentes al agua y probados dermatológicamente, que contengan filtros físicos o químicos.

Las cremas protectoras deben aplicarse sobre la piel seca, 20-30 minutos antes de la exposición al sol.

Los bronceados artificiales o cosméticos de los salones de belleza deben tomarse bajo control, ya que contienen rayos UVA, perjudiciales para nuestra piel.

Ante una exposición solar, hay que evitar cualquier contacto con productos potencialmente fotosensibles, es decir, que puedan crear en el organismo (o en la piel) una alta sensibilidad a la luz del sol, como jabones, desodorantes, cosméticos, perfumes, etc.

Hay que prestar especial atención si se toman medicamentos fotosensibilizadores. El médico, cuando los aconseje, informará sobre las precauciones a tener en cuenta.

Debe consumirse una adecuada cantidad de fruta fresca, verduras y cereales con un alto nivel de fibra.

Debe moderarse el consumo de alcohol.

¿Cómo se trata el melanoma?

El médico es la única persona indicada para determinar el tratamiento adecuado para cada persona. El tratamiento del melanoma depende del tipo y estadio del tumor, así como de otros factores como el estado de salud y la edad del paciente. Existen cuatro tipos de tratamientos, que pueden utilizarse de forma combinada:

Cirugía

El tratamiento quirúrgico consiste en la total extirpación del tumor, junto con una parte del tejido sano que hay a su alrededor. Así, se evita que el cáncer se reproduzca si ha invadido zonas cercanas.

La extirpación quirúrgica es el tratamiento más común para esta enfermedad. La cantidad de tejido que se extirpa depende de la profundidad y el grosor del melanoma. Es importante tener en cuenta la eficacia de la cirugía: cura el melanoma si este es inicial y, por tanto, la decisión de extirparlo debe prevalecer sobre los criterios estéticos.

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en la administración de fármacos anticancerígenos. Pueden establecerse combinaciones de varios fármacos para incrementar su eficacia, e incluso aplicarse localmente. Se utiliza cuando hay extensión del melanoma desde el lugar de origen a otras partes del cuerpo.

Inmunoterapia

Consiste en aumentar las defensas del cuerpo ante la enfermedad. Las sustancias más utilizadas son los interferones. Han demostrado ser útiles como tratamiento post-quirúrgico en los melanomas con alto riesgo de recaída.

Radioterapia

La radioterapia es el uso de radiación de alta intensidad para destruir las células cancerígenas, y detener su crecimiento. En el caso del melanoma, sólo se utiliza para tratar metástasis (diseminación a otras partes del cuerpo) en los huesos o en el cerebro.

 

hongos en los pies

Cáncer de piel: epitelioma basocelular y espinocelular

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

¿Cuántas clases de cáncer de piel existen?

Los epiteliomas cutáneos, tanto el epitelioma basocelular como el epitelioma espinocelular, Son tumores malignos originados en la epidermis (capa más superficial de la piel) y/o sus anejos (folículos pilosebáceos y glándulas sudoríparas). Los más frecuentes son el carcinoma de células basales o epitelioma basocelular y el carcinoma de células escamosas o epitelioma espinocelular. Constituyen el grupo de tumores malignos más frecuentes en el ser humano.

El melanoma. Es un tumor maligno originado en los melanocitos, que son unas células que producen melanina (pigmento que absorbe los rayos ultravioleta). Los melanocitos se localizan en la piel, los pelos, los ojos, el sistema nervioso central, las mucosas y el oído.

¿Qué es el epitelioma basocelular?

Se trata de un tumor cutáneo maligno que se origina en las células basales (las células más profundas) de la epidermis o de sus anejos, y crece lentamente con posibilidad de destrucción local, pero rarísimamente metastatiza (diseminación en órganos alejados del tumor original).

Son los epiteliomas cutáneos más frecuentes (50-75% de los casos). El 80% se localizan en la cabeza y el resto, por orden de frecuencia en cuello, tronco, extremidades y genitales. Son más frecuentes en el varón y se suelen presentar en torno a los 50 años de edad. Suelen aparecer sobre piel sana. El epitelioma basocelular no es un cáncer peligroso pero debe ser tratado para evitar que continúe creciendo.

¿Qué es el epitelioma espinocelular?

Se trata de un tumor cutáneo maligno derivado de otra capa de la epidermis. El crecimiento es habitualmente más rápido que el del basocelular y tiene capacidad de producir destrucción local y metástasis por vía linfática y sanguínea. Al contrario que el basocelular, aparece casi siempre sobre alguna lesión precancerosa. Es el segundo tumor cutáneo maligno más frecuente. Afecta a la piel, mucosas y semimucosas. Es más frecuente en zonas del cuerpo expuestas a la luz solar, particularmente la cara (mejillas, orejas y semimucosa del labio inferior), seguido de las extremidades superiores, tronco y las extremidades inferiores. Por término medio afecta a varones entre los 40 y 50 años, aunque también puede darse en personas más jóvenes.

¿Qué causa los epiteliomas?

El factor causal más importante es la exposición solar en sujetos racialmente predispuestos. Las personas que están expuestas de forma importante a la radiación solar pueden desarrollar cáncer de piel en edades tempranas de la vida (20-30 años de edad).

Epitelioma basocelular

Las formas iniciales pueden concretarse en un pequeño bulto perlado o una mínima zona rojiza con aparición de una pequeña ulceración que no cura, etc. Existen muchas formas de presentación de este tumor por lo que a veces se confunde con otros tumores y lesiones cutáneas. En unos meses se desarrolla el tumor apareciendo unos caracteres clínicos que facilitan el diagnóstico. Sin tratamiento, el tumor crece lentamente produciendo destrucción local.

Epitelioma espinocelular

Tiene menos formas de aparecer que el basocelular. Casi siempre aparece sobre una piel alterada previamente (cicatrices, zonas muy dañadas por el sol, etc.). El primer signo puede ser una pequeña escama o un bulto que comienza a crecer. Puede producir dolor sobre la zona en la que asienta y también producir sangrado. Crece más rápido que el basocelular, sobre todo si aparece alrededor de los orificios (ojos, orejas, boca, ano y vagina).

¿Cuáles son los síntomas de los epiteliomas? Consultas al médico

Visite nuestra sección ‘Pregunte al médico’ para encontrar consultas de interés

¿Cuáles son los signos de alarma?

En general, hay que vigilar todas aquellas lesiones cutáneas que aparecen nuevas y observar si tienen tendencia a la curación o por el contrario crecen o no terminan de curar.

En algunas ocasiones estos tumores alcanzan gran tamaño porque el paciente no les da importancia debido a su lento crecimiento, dejándoles evolucionar durante años, lo que supone una dificultad a la hora de realizar el tratamiento.

¿Qué se puede hacer en casa?

El principal factor de riesgo que existe para desarrollar epiteliomas es la exposición a las radiaciones solares. Se debe evitar el efecto acumulativo del sol en nuestra piel.

Los rayos solares son más dañinos entre las diez de la mañana y las dos de la tarde. Durante todo este tiempo, hay que evitar exponerse al sol sin protección. Evitar las quemaduras, en especial durante la niñez y la adolescencia, ya que la piel es mucho más sensible.

En la playa, el agua o la nieve, el reflejo de la luz del sol aumenta y, por tanto, sus efectos se multiplican. La vegetación, palmeras o pinos, en las zonas de playa hace que el reflejo sea menor. Hay que buscar la sombra natural que proporcionan los árboles, los edificios, etc., como una eficaz protección contra el sol.

Otros accesorios de gran utilidad para protegerse son las gafas de sol y los sombreros anchos que además de la cara, protejan orejas y cuello. Las ropas de color oscuro ofrecen mayor protección que los vestidos de color pastel o suave.

Al exponerse al sol, hay que utilizar en abundancia y frecuentemente cremas, lociones, sprays o geles protectores (eficaces tanto para los rayos UVA como para los UVB) que tengan, como mínimo, un factor 15 de protección. Deben escogerse productos resistentes al agua y probados dermatológicamente, que contengan filtros físicos o químicos.

Las cremas protectoras deben aplicarse sobre la piel seca, 20-30 minutos antes de la exposición al sol.

Los bronceados artificiales o cosméticos de los salones de belleza deben tomarse bajo control, ya que contienen rayos UVA, perjudiciales para nuestra piel.

Ante una exposición solar hay que evitar cualquier contacto con productos potencialmente fotosensibles, es decir, que puedan crear en el organismo (o en la piel) una alta sensibilidad a la luz del sol, como jabones, desodorantes, cosméticos, perfumes, etc.

Hay que prestar especial atención si se toman medicamentos fotosensibilizadores. El médico, cuando los aconseje, informará sobre las precauciones a tomar.

Debe consumirse una adecuada cantidad de fruta fresca, verduras y cereales con un alto nivel de fibra.

¿Cómo se diagnostican?

En la mayoría de las ocasiones no es necesario realizar ninguna prueba puesto que el diagnóstico está bastante claro.

Cuando se plantean dudas sobre la naturaleza maligna de un tumor, se puede recurrir a la biopsia. La biopsia consiste en una extirpación de una muestra del tumor para poder proceder al análisis del tejido a través del microscopio y tomar la decisión de tratamiento más adecuada si se confirma el diagnóstico.

¿Cómo se tratan los epiteliomas?

Generalmente el tratamiento suele ser con cirugía, siempre que el tamaño de la lesión y la localización permitan la total eliminación del tumor y un resultado cosmético adecuado, o, al menos, no peor que el obtenido por otros procedimientos. La cirugía permite además el estudio completo de todo el tumor a través del microscopio.

Otros procedimientos utilizados serían: crioterapia (tratamiento con frío), radioterapia (tratamiento con radiaciones ionizantes), etc.

La elección de un determinado tratamiento se realiza analizando la lesión en cada paciente de forma individualizada.

Fuente: Articulo del Dr. Daniel Candelas Prieto en Hola.com