Conocer los efectos del sol en la piel

Nuestra piel funciona como una capa protectora contra las agresiones ambientales, y es extremadamente eficaz haciendo este trabajo. Sin esta protección, no podríamos sobrevivir. No obstante, el poder de esta barrera no es ilimitado, la piel no puede con todo. En el caso de la exposición solar, los rayos UV atraviesan fácilmente las capas externas y alcanzan las partes más profundas, causando un daño celular. En este artículo te contaremos lo que necesitas saber para entender mejor los efectos perjudiciales del sol, especialmente en la época estival, así como los factores más relevantes a tener en cuenta para una buena protección.

Por qué se broncea el cuerpo con los rayos del sol

 

Nos ponemos “morenos” cuando nuestra piel responde al exceso de exposición solar generando más melanina. Es decir, aunque muchas personas perciban este proceso como un beneficio estético, en realidad lo que hay es un mecanismo de autodefensa frente a una agresión ambiental.

 

La percepción del bronceado desde un punto de vista estético es relativa, y en muchas sociedades se considera como algo a evitar, como sucede en China.

 

Los cambios en el tono de la piel por un incremento de la melanina no son permanentes. El bronceado va desapareciendo con el tiempo, si las condiciones ambientales que propiciaron el incremento de melanina no se mantienen. Es decir, la protección extra que obtenemos al broncearnos, normalmente no nos sirve para el verano siguiente, porque la habremos perdido durante el otoño e invierno.

 

clinica dermatologica madrid

 

Más sobre la melanina

 

La melanina funciona absorbiendo la radiación ultravioleta nociva, trabajo que hace con una gran eficacia, transformando la energía en calor.

 

Recuerda: la dieta puede influir en la cantidad de melanina.

 

Para favorecer la producción de melanina, suelen indicarse alimentos de la huerta, tales como tomates, espinacas, zanahorias y calabaza.

 

La vitamina D

 

Es curioso que mucha gente crea que la luz solar “tiene” vitamina D. En realidad, lo que sucede es que la luz del sol ayuda al organismo a “fabricar” vitamina D, que no es lo mismo. De hecho, la vitamina D también se puede obtener a través de los alimentos, como por ejemplo los pescados grasos, además de suplementos vitamínicos.

 

La función más importante de esta vitamina es la regulación de los niveles de calcio y fosfato. Además, favorece la mineralización y remodelación de los huesos, siendo esencial para el desarrollo del esqueleto.

 

Los efectos perjudiciales del sol en la piel

 

El deterioro de la piel por un exceso de exposición a los rayos del sol puede manifestarse por su impacto estético, o por su impacto en la salud. Algunas de las consecuencias son:

 

  • Aparición prematura de signos de envejecimiento
  • Reducción de la elasticidad y otras propiedades de la piel
  • Manchas e imperfecciones
  • Riesgo de cáncer y otras patologías

 

Los rayos solares pueden incrementar su efecto negativo sobre la piel en determinadas circunstancias, de modo que no solo es importante considerar cuánto sol tomamos, sino también, cómo. Veamos a continuación los factores que influyen en la exposición al sol.

 

clinica dermatologica madrid

 

Factores que influyen en la exposición a los rayos solares

 

Además de las variables más obvias, como la época del año y los factores meteorológicos (presencia de nubes, etc.), existen otros factores a los que generalmente no prestamos suficiente atención, pese a ser decisivos. Por ejemplo, los siguientes:

 

  • Altitud: a mayor elevación, más riesgo. ¿Por qué? No es lo mismo tener por encima de nosotros dos kilómetros más que dos kilómetros menos de atmósfera protectora.

Recuerda: el riesgo de exposición en la montaña puede ser mayor que al nivel del mar, sobre todo a grandes altitudes.

 

  • Reflejos: en determinados entornos saturados de superficies reflectantes, se puede llegar a “multiplicar” la exposición a los rayos UV, que además incidirán en nuestro cuerpo desde muchos ángulos.

Recuerda: los rayos UV rebotan en las superficies, como el agua, las paredes encaladas, las cristaleras, la nieve, la arena… multiplicando su efecto.

 

  • Hora del día: a medida que nos alejamos de las horas centrales del día, adelante o hacia atrás, la exposición disminuye proporcionalmente. Una buena estrategia para disfrutar del verano sin exponernos excesivamente a los riesgos del Sol es evitar las horas centrales del día. En este sentido no confundamos “las horas de más calor” (sensación térmica) con las de “mayor exposición a la radiación solar”.

Recuerda: evita el punto de mayor exposición, el mediodía, cuando el Sol está en lo más alto.

 

  • Distancia desde el ecuador: la exposición a los rayos UV disminuye a medida que se nos alejamos de la línea del ecuador.

Recuerda: Si viajas aun país ecuatorial, debes extremar la precaución.

 

Diferencia entre “sensación térmica” y exposición a los rayos

 

No hay que confiarse nunca de nuestra percepción subjetiva.

 

No hay una relación directamente proporcional entre la sensación térmica y la exposición a los rayos solares. Es posible sentir más calor a las 17:00 que a las 12:00, ya que el aire y las superficies impactadas por el sol se pueden ir recalentando a lo largo del día. Sin embargo, a las 12:00 la exposición a los rayos es mayor.

 

El hecho de no sentir mucho calor (por ejemplo, por estar en un ambiente más fresco), no significa que estemos menos expuestos.

 

Los rayos de sol atraviesan las nubes

 

Un error muy común en verano es pensar que en días nublados no estamos “expuestos”. Lo estamos en menor medida (normalmente), pero solo eso.

 

Los expertos advierten que las nubes no solo NO protegen totalmente del sol, sino que además hay determinados tipos de nubes que pueden reflejar los rayos UV, aumentando los niveles de exposición.

 

Tratamientos contra los efectos del sol en la piel en nuestra Clínica Dermatológica

 

En nuestra clínica dermatológica en Madrid contamos con grandes especialistas que pueden evaluar la salud de tu piel de forma individualizada y recomendarte los tratamientos necesarios, ya sea médicos, o médico-estéticos, para todo tipo de problemas relacionados con la exposición solar.

Consúltanos sin compromiso. Rellena el formulario o llámanos, estaremos encantados de atenderte.

 clinica dermatologica madrid