clínica dermatológica - hongos en los pies

Dermatitis Seborreica Infantil

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

Resumen:

La dermatitis seborreica infantil en una enfermedad de la piel que suele afectar a lactantes  de entre la segunda y décima semana de vida. La causa de la dermatitis seborreica es desconocida, aunque se barajean varias opciones. Se exponen los síntomas de la dermatitis seborreica, suele aparecer con escamas amarillentas en el cuero cabelludo, el diagnostico y el tratamiento de esta dermatitis atópica infantil.

¿Qué es la dermatitis seborreica infantil?

Se trata de una reacción eritematosa, con formación de escamas o costras amarillentas con aspecto grasiento que afecta principalmente a las áreas seborreicas (aquéllas con una alta concentración de glándulas sebáceas), como son: cuero cabelludo, cara, detrás de las orejas, zona central del pecho y pliegues (axilas e ingles).

Aparece en la lactancia entre la segunda y la décima semanas de vida. Aproximadamente en el 50% de los niños se produce antes de la quinta semana de edad, y aunque puede continuar a lo largo de su vida, desaparece espontáneamente en el transcurso de poco tiempo, no reapareciendo hasta el comienzo de la pubertad. Su frecuencia en el recién nacido está en torno al 12%.

No existen pruebas que demuestren que los niños afectados tengan una predisposición especial para padecer la enfermedad siendo adultos.

 ¿Cuál es la causa?

La verdadera causa de la enfermedad sigue siendo desconocida. Parece existir una predisposición genética y se han tomado en consideración factores muy diversos en su desarrollo:

  • Alteración en el funcionamiento de las glándulas sebáceas.
  • Determinados agentes infecciosos (Pityrosporum ovale).
  • Relación con la dermatitis atópica (eczema).
  • Artículos relacionados
  • Visite nuestra sección ‘La piel’ prara encontrar artículos de interés:
  • Dermatitis de contacto
  • Dermatitis solar
  • Eczema infantil
  • Eczema y dermatitis atópica

¿Cuáles son los síntomas?

El proceso generalmente comienza, y puede permanecer localizado, en el cuero cabelludo en forma de placas descamativas, grasientas, de color amarillento, de tamaño y formas variables que asientan sobre una piel enrojecida.

Hacia la cuarta semana puede progresar y extenderse a la frente, orejas, cejas y parte superior de la espalda, llegando incluso a afectar a pliegues, tronco y áreas anogenitales en forma de placas rojas con escamas, de bordes bien definidos, que en el caso de los pliegues pueden ir desde un simple enrojecimiento, con ligera descamación, hasta placas rojas húmedas, con fisuras y escamas grasientas adherentes.

En ocasiones aparece sobreinfección por el hongo Cándida albicans o la bacteria Staphyloccocus aureus lo que puede modificar parcialmente la sintomatología.

No suele ir acompañado de otros síntomas del estado general, y el picor es débil o no existe.

¿Cuál es el pronóstico?

Es bueno, incluso sin tratamiento, y muchos casos pueden llegar a desaparecer en el espacio de varias semanas o meses.

¿Cómo se diagnostica?

Se realiza por las características y localización de las lesiones. En ocasiones pueden plantearse dudas, sobre todo si el proceso está muy evolucionado o se han sumado efectos irritativos o sobreinfecciones.

¿Qué medidas se pueden tomar en casa?

El niño estará más cómodo si se le quita o se afloja cualquier prenda de vestir que cubra el cuero cabelludo.

En mucho casos, se soluciona únicamente con el uso de un champú suave no medicado.

Si las escamas son abundantes o están muy adheridas, utilizaremos parafina líquida, aceite de oliva o glicerina.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la dermatitis seborreica infantil no debe ser agresivo, dada la buena evolución del proceso y la tendencia a la curación espontánea.

Se utilizarán corticoides tópicos (aplicados directamente sobre la piel) de escasa potencia (hidrocortisona, etc.), que sólo se cambiarán a corticoides más potentes si no se obtiene una respuesta favorable.

Las lesiones del cuero cabelludo (costra láctea) pueden tratarse con queratolíticos (ácido salicílico) al 4 o 5% en vaselina, con lo que se logra el descostrado en poco tiempo; son útiles después las lociones de corticoides de baja potencia hasta el control completo del proceso. Los champús que contienen azufre, piritiona de zinc o breas también se utilizan con frecuencia.

En los casos en los que existe una sobreinfección por hongos o bacterias, es necesario la aplicación de antifúngicos o antibióticos además de los tratamientos citados anteriormente.

Si estas buscando una Clínica dermatológica en Madrid, en la clínica González Cavada te ofrecemos los mejores tratamientos dermatológicos sobre dermatología clínica quirúrgica, cosmética y láseres.

En los casos en los que las lesiones llegan a ser intensas o aparecen de forma generalizada, es aconsejable que el niño sea visto por un dermatólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.