Clínica dermatológica- tratamiento hiperhidrosis

¿En qué consiste el Melasma?

El melasma, también conocido como  cloasma o máscara del embarazo es una patología cutánea que consiste en la aparición de manchas marrones, grises o, incluso, azules en las zonas que se hallan más expuestas a los rayos solares (Rostro, cuello y brazos).  Son asintomáticas y se caracterizan por ser simétricas.  Generalmente no conllevan ningún tipo de riesgo para la persona que las sufre, siendo un problema principalmente estético.

¿Cuáles son las causas del melasma?

El principal motivo por el que se produce el melasma es una hiperproducción del pigmento denominado melanina. No obstante,  el porqué de este incremento  corresponde a diferentes factores.

  • Cambios hormonales: Su aparición puede ser habitual durante el periodo de embarazo y con la toma de algunos anticonceptivos.
  • Exposición a rayos ultravioleta y solar: Una sobreexposición a la luz del sol puede desencadenar en la aparición de las manchas correspondientes al melasma.
  • Factor genético:  El melasma  es hereditario, por lo que si alguien de nuestra familia lo sufre es posible que nosotros también lo hagamos al estar insertado en nuestro código genético.
  • Alergia a algunos cosméticos: Algunos productos de maquillaje pueden generar reacciones, dando lugar a la aparición del melasma.
  • La edad: A medida que nos hacemos mayores, nuestra piel se hace más sensible y corremos más riesgo de sufrir esta patología.
  • Fármacos: De igual manera que ocurría con los cosméticos, algunos medicamentos pueden derivar en esta enfermedad como efecto secundario.

Tipos de melasma y quién corre más riesgo de sufrirlo

Melasma epidérmico:  Este tipo de hiperpigmentación afecta a la capa superior de la piel, dando lugar a manchas marrones con los bordes bien definidos.

Melasma dérmico: Se centra en la capa intermedia y  da lugar a manchas de color azul.

Melasma mixto: Es el más difícil de tratar, ya que presenta características de los dos tipos anteriores. Cuenta con un tono grisáceo y bordes bien definidos.

El melasma es una enfermedad que se da principalmente en mujeres, afectando solo a un 10% de los hombres. En los casos en los que es provocada por un aumento hormonal en las mujeres, las manchas pueden desaparecer solas con el paso del tiempo al regularse el nivel de estrógenos de manera natural.  Las personas de tez oscura son más propensas a sufrirlo, llegando a tener que convivir  con él desde edades muy tempranas.

¿Cómo se trata?

Las maneras de combatir el melasma son varias, aunque todos los tratamientos  conllevan periodos de larga duración.  Existen 2 formas:

  1. Prevención: Utilizado generalmente para aquellos pacientes con riesgo de padecerlo por transmisión hereditaria. Se basa principalmente en reducir la exposición de los individuos a los rayos ultravioleta y otros sistemas lumínicos que resultan agresivos para nuestra piel.  Además, para evitar estas lesiones se recomiendan filtros solares con un índice de protección superior a 50.
  2. Tratamientos para su eliminación y regulación : Se subdividen en tres formas:
  • Láserterapia:   Mediante láseres (fraxel)  o luces pulsadas de alta energía para tratar las zonas afectadas.  A través de este procedimiento, se eliminan las células que provocan la aparición de las manchas tanto en la dermis como en la epidermis.
  • Exfoliación química:   Se eliminan las manchas de la piel mediante pequeñas dosis de ácido glicólico que queman la zona afectada, generando ampollas que facilitan la exfoliación.
  • Regulación:  Existen determinados productos de aplicación tópica que puedenayudar a mejorar la zona afectada.
  • Hidroquinona al 2% y 4%: Se trata de un gel blanqueante que  puede presentarse solo o en combinación con el ácido glicólico. Su aplicación diaria conlleva efectos muy positivos que se dejan apreciar tras tres meses de tratamiento. Se recomienda reducir su aplicación durante el verano para evitar posibles irritaciones.

Junto a la Hidroquinona, se pueden presentar otras sustancias de aplicación tópica que, aunque no  son tan conocidas, presentan resultados positivos frente a la enfermedad. Se trata del ácido Kójico, el ácido tiótico o el ácido elíático.  Su aplicación ayuda al exfoliamiento de la zona. No obstante, no ofrece la misma garantía que la exfoliación química perpetrada con el ácido glicólico.

¿Tienes más dudas? Contáctanos y pide información sin ningún compromiso

Si estas buscando una Clínica dermatológica en Madrid, en la clínica González Cavada te ofrecemos los mejores tratamientos dermatológicos sobre dermatología clínica quirúrgica, cosmética y láseres.

clinica dermatologica madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.