Láser Fráxel, la solución a tus manchas

Láser Fraxel: la solución perfecta a las manchas de la piel

El Láser Fraxel es la mejor forma de eliminar para siempre las molestas manchas de la piel, especialmente si se trata de manchas producidas por el sol o por la edad. En esta página vamos a hablarte de los efectos de este tratamiento, de por qué es la mejor solución contra este tipo de imperfecciones y de cómo funciona.

Las manchas en la piel que elimina el Láser Fraxel

Existen muchos tipos de manchas en la piel que este tratamiento puede eliminar. Estas están producidas por una hiperpigmentación en forma de pecas de gran tamaño, o manchas, en las zonas más expuestas a la radiación solar. Estas pueden ser, por ejemplo, las manos o el rostro.

En estas manchas, la melanina y los melanocitos que la fabrican se distribuyen de forma diferente, por lo que saltan mucho más a la vista tras los meses de verano. Es un problema llamativo, según el grado de pigmentación de la mancha, pero algunas de estas marcas pueden llegar a tener un gran impacto en la autoestima de quien las tiene.

Otras imperfecciones

El uso más común de este tipo de láser es para eliminar manchas producidas por el sol, aunque hay muchas otras imperfecciones que se pueden eliminar con este tratamiento.

eliminar manchas solares láser fraxel

Con este método también se pueden eliminar las marcas y cicatrices producidas por el acné o la varicela, y que creías que eran para toda la vida. También se pueden tratar otros tipos de cicatrices, cuanto más finas mejor.

Además de las manchas, el láser fraxel sirve para tratar otros signos del envejecimiento, como las primeras arrugas de la cara.

Lo más novedoso de este tratamiento es su empleo para eliminar estrías, tanto las más antiguas, es decir, las blancas, como las más recientes. Y es que a pesar de lo que mucha gente cree, este tratamiento no es de uso exclusivo en la zona facial, sino que puede usarse en todo el cuerpo.

Todas las ventajas de este método harán que los tratamientos estéticos más populares para eliminar manchas, arrugas y estrías vayan siempre acompañados de las últimas tecnologías en este tipo de láser.

¿Cuándo no es recomendable?

También hay imperfecciones en las que no es recomendable utilizar este tipo de láser, como las varices o arañas vasculares. Al tratarse de pequeños vasos sanguíneos donde no se produce bien la circulación, evaporar las células más viejas de este tipo de tejidos podría causar daños al organismo sin eliminar la variz.

Otro caso son los melanomas, que al ser un tipo de cáncer, no deber ser tratados de una forma orientada a la regeneración celular. Por eso, es muy importante no confundir manchas de la piel con melanomas, y consultar el tratamiento con un especialista.

La técnica del Fraxel

Antes de someterte a cualquier técnica de este tipo, es indispensable hablarlo con un especialista que determine que este método es el adecuado para tu situación. No es raro que el especialista pida pruebas para analizar el tejido de la zona donde se va a aplicar el tratamiento, como puede ser una biopsia.

Por muchas ventajas que tenga, no deja de ser un tratamiento estético, que no conviene realizar sin el consentimiento de un profesional.

Funcionamiento del Láser Fraxel

El aparato de este tipo de láser es parecido al de láser fraccional o de CO2, pero con algunas características diferentes, como el chorro de aire frío o la división del tratamiento en más sesiones.

La idea de este tratamiento es la de ir restaurando un cuadro poco a poco. Rascar la pintura de una zona y repintarla, trabajarla por completo, para luego ir a restaurar otra minúscula zona del cuadro hasta que se note una mejoría global.

Este fue el primer tipo de láser en utilizar tecnología no ablativa, es decir, que no implica extraer capas de piel envejecida. El aparato se alimenta con una fibra de Erbio con una longitud de onda de 1550 milímetros y cuenta con un láser de diodo.

La pieza de mano del aparato funciona como un ratón de ordenador, repartiendo varios haces microscópicos y separados entre sí de luz láser que atraviesan la capa de piel más superficial para repartir la energía en las células de la dermis y la epidermis.

Esta energía es absorbida por el agua que contienen los tejidos más internos de la piel, creando columnas de tejido coagulado en la dermis y en la epidermis, que darán pie a la regeneración celular y así a un mejor aspecto de la superficie cutánea.

El área de piel que rodea los haces de láser no queda afectada, lo que facilita la recuperación del tejido para la siguiente sesión.

Esta técnica permite dejar el estrato córneo de la piel, es decir, la capa más superficial, intacta; lo que favorece la regeneración interna sin causar daños en el exterior. Así, poco a poco, este tratamiento consiste en ir regenerando el aspecto de las capas más profundas de la piel para que esto se vea reflejado en la superficie.

Además, este tratamiento puede utilizar dos tipos de láseres. En este caso estaríamos hablando de una técnica de Fraxel dual, que es el indicado para rejuvenecer la piel, si lo que se busca es tratar arrugas o cicatrices.

clinica dermatologica madrid

Beneficios

Además de ser un tratamiento rápido, eficaz y duradero, tiene muchos más beneficios para la piel que la desaparición de las manchas de la piel y otras imperfecciones. Y es que hacer que los tejidos más viejos de la piel se evaporen con el láser fomenta la síntesis de colágeno y la fabricación de elastina.

laser dermatologico

Esto hace que la piel tenga un aspecto mucho más joven. Ayuda a unificar el tono de la piel en caso de manchas y a eliminar el relieve en caso de cicatrices, estrías y otras imperfecciones.

En la piel del rostro se consigue una mayor luminosidad y suavidad, al favorecer la producción de células nuevas, jóvenes y mucho más elásticas para evitar la reaparición de las arrugas.

Otra ventaja de este tratamiento es que, una vez reactivada la producción de sustancias rejuvenecedoras en la piel, no sólo la zona tratada mejorará su aspecto, sino que el resto de piel también se verá mejor cuidada.

La principal ventaja de este tratamiento, a nivel social, es una recuperación casi inmediata y la ausencia de marcas visibles en las capas superficiales de la piel. A diferencia de otros tratamientos, con este tipo de las mayores marcas de la intervención son pequeñas descamaciones durante la semana posterior al tratamiento con láser, casi imperceptibles.

Tampoco necesitarás calcular cuándo hacer las sesiones para hacerlas coincidir con tus fechas de vacaciones, o tener que pedir la baja, ya que es una técnica tan inocua para el paciente que no notarás ninguna molestia durante la recuperación, y te podrás incorporar al trabajo justo después de salir del quirófano, si así lo deseas.

Efectos secundarios

Al ser un tratamiento no ablativo, apenas tiene efectos secundarios más allá del postoperatorio común. Como mucho, en ocasiones muy aisladas, puede dejar alguna pequeña cicatriz o la zona de piel nueva puede llegar a infectarse si se tienen condiciones de higiene muy malas.

Otro efecto secundario que puede tener este tipo de láser es un efecto de bronceado pasajero, que desaparece en unos 2 días. Pero, en general, no hay efectos adversos de esta técnica, más allá del enrojecimiento o la hinchazón durante unas 2 o 3 horas tras cada sesión. Actualmente, usar este tipo de láser es una de las técnicas de microcirugía estética más seguras y respetuosas con la piel.

Sesiones en una clínica dermatológica de Madrid

Es muy importante empezar aplicando una crema anestésica en la zona donde va a tener lugar el tratamiento. Esta reduce, o incluso llega a bloquear, según el umbral del dolor del paciente, el dolor que pueda causar el tratamiento.

Cada sesión puede llegar a durar entre una y dos horas. Consiste en ir aplicando rayos de luz con el láser para borrar las imperfecciones.

En cada sesión se elimina menos del 20% de la zona afectada, ya que es un método muy progresivo, lento pero seguro, que va trabajando pequeñas zonas a lo largo de todas las sesiones.

Para evitar la sensación de calor o hinchazón, se apunta a la zona donde se está trabajando con un agradable chorro de aire frío.

No se utiliza la misma intensidad de láser en todas las zonas de piel. Donde más marcas haya que eliminar, se utilizará una mayor intensidad para acabar más eficazmente con el tejido envejecido. El paciente percibe esta intensidad como una sensación de mayor o menor calor, sin que esto tenga que doler.

Una vez acabada la sesión, al paciente se le pone una mascarilla facial con hielo para rebajar la sensación de calor intenso que permanece en la piel durante unas horas más. Así, se calma la hinchazón producida por el láser y se refresca la piel.

Antes de que el paciente se vaya, se le aplica una crema hidratante para asegurar unos buenos resultados.

Esto no se lleva a cabo en cualquier clínica dermatológica de Madrid, sino que hay que contar con especialistas en este tratamiento.

A pesar de lo que muchos creen, no existe un máximo ni un mínimo de sesiones necesarias en el tratamiento. Cada paciente es un mundo, y el número de sesiones debe adaptarse al organismo de cada uno.

Normalmente, entre la tercera y la quinta sesión se notan ya los resultados de este método. Según el tamaño de la zona afectada y de la resistencia al dolor de la piel del paciente, se acordarán más o menos sesiones posteriores.

La recomendación más habitual es dejar pasar un mes entre sesión y sesión, para que la piel se recupere completamente, y no haya ninguna complicación.

Compatibilidad con otros tratamientos

Al contrario de lo que muchos piensan, este tipo de láser no es un tratamiento que deba llevarse a cabo de forma exclusiva.

Según las imperfecciones que se vayan a tratar, se recomiendan unos u otros productos adicionales con los que matizar los resultados y acabar adecuadamente con todo tipo de marcas.

Por ejemplo, para recuperar un volumen firme en la zona trabajada, rellenar arrugas o acelerar el rejuvenecimiento de la piel, otros métodos que se combinan con la aplicación de este láser son las inyecciones de Botox y ácido hialurónico.

Cuidados después de la intervención

Justo después de salir de la sesión de tratamiento, es muy importante que no te de el sol directamente. La radiación solar podría afectar de forma muy negativa a la piel que aún esté sensible por el tratamiento. Por eso, es mejor salir del quirófano con una crema solar de protección pantalla total para evitar que el sol te dañe la piel.

laser dermatologico -5

Desde que sales a la calle, la irritación de la piel es tan mínima que ya puedes maquillarte para ocultar el efecto bronceado que tiene el tratamiento. Según pasen los días, irás necesitando una menor protección del sol.

Es un tratamiento tan respetuoso con la piel que no es necesario coger la baja social ni laboral. Una vez remita el enrojecimiento de la zona tratada, la piel estará completamente sana. Durante la semana posterior al tratamiento, el tejido coagulado por el láser florecerá a la superficie para ser reemplazada por las células nuevas, rejuvenecidas, en las que se basa este método.

Notarás la descamación, pero al ser una zona tan reducida, ésta no afectará en nada a tu vida diaria. Los únicos cuidados que debes seguir después de cada sesión son las cremas de protección solar y una hidratante, si sientes la tirantez de la piel reseca o descamándose.

La Clínica González Cavada es tu clínica dermatológica en Madrid

Para resolver las dudas que puedas tener sobre cómo realizar este tratamiento, cuál es el presupuesto o cualquier otro interrogante, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¡Pásate por nuestra página web para dejarnos un comentario o llámanos al 915 75 55 81!

Todo un equipo de profesionales estará dispuesto a ayudarte en todo lo que sea posible. ¡No esperes más para recibir consejo e información sin compromiso!

clinica dermatologica madrid

Si estas buscando una Clínica dermatológica en Madrid, en la clínica González Cavada te ofrecemos los mejores tratamientos dermatológicos sobre dermatología clínica quirúrgica, cosmética y láseres.