Clínica dermatológica- hiperhidrosis facial

Qué es, y cómo se trata la hiperhidrosis facial

La hiperhidrosis facial es una de las más comunes en cuanto a problemas de sudoración se trata. Esta condición puede ocurrir bajo poca o muchas condiciones de calor, ejercicio o respuestas emocionales, por fortuna tiene tratamiento y puede ser eliminada totalmente.

Conozca acerca de la hiperhidrosis facial

Esta condición que sugiere la sudoración excesiva en la cara, para este caso particular de la hiperhidrosis facial, es realmente molesta y tormentosa para quienes la padecen e incluso para quienes son cercanos a ellos.

Se convierte en tormento para quienes están cerca porque abrazarlos, besarlos o incluso estar cerca se vuelve incómodo, así que el problema se extiende y se hace más grave, algo con lo que nadie quiere convivir y desea terminar de una vez por todas.

A nivel clínico, los pacientes con sudoración facial excesiva o hiperhidrosis tienen glándulas sudoríparas excesivamente activas estimuladas por la rama simpática del sistema nervioso autónomo, una parte del sistema nervioso que es responsable de la liberación de la transpiración.

Esta problemática, es uno de las peores condiciones médicas que pueda una persona tener por una simple razón, es difícil ocultar un rostro empapado o una cabeza húmeda, se tiene que convivir con eso, o cual no es nada fácil y en cambio sí, muy traumático.

Los efectos de la hiperhidrosis facial se llegan a agravar cuando quien lo padece se encuentra en una situación extrema emocional en la que la sudoración aumenta, también cuando se está haciendo alguna actividad física.

Tratamientos para la hiperhidrosis facial

La buena noticia frente a este terrible problema es que tiene tratamiento y la eliminación de este nos hará recuperar la confianza de una manera positiva.

Son varios los tratamientos que hay para acabar con estos problemas, que se pueden enumerar desde desodorantes antitranspirantes hasta las cirugías, pasando por otro tanto más de procedimientos que prometen la eliminación de este sudor.

Sin embargo, existe una alternativa terapéutica rápida y efectiva que tiene resultados sorprendentes, se trata de la inyección intradérmica de toxina botulínica que tiene el efecto deseado sobre quienes padecen de esta terrible condición.

Luego de la intervención con esta inyección, unos seis meses se tendrán de felicidad y libertad en todos los campos sin ningún tipo de represión por temores al sudor que se desertará en los momentos menos indicados.

Si estas buscando una Clínica dermatológica en Madrid, en la clínica González Cavada te ofrecemos los mejores tratamientos dermatológicos sobre dermatología clínica quirúrgica, cosmética y láseres.

Vale la pena resaltar que además de rápido, este tratamiento con la toxina botulínica es muy efectivo y su contundencia es lo que hace cada vez más popular el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.