Tag Archives: Infeccion de la piel

Clinica dermatologica Madrid

Clínica dermatológica Madrid. Confía en los expertos

Son muchos los agentes y circunstancias a que está expuesta nuestra piel a lo largo de la vida, cuya influencia provoca que, a veces, no tenga el aspecto que nos gustaría y, en consecuencia debemos adoptar las precauciones y cuidados necesarios para eliminar o minimizar los efectos de estos agentes que, de una u otra forma, pueden afectar negativamente la apariencia de nuestra piel. En Clinica dermatolologica Madrid sabemos cómo solucionarlo y te proponemos las mejores opciones para tu tipo de piel.

A veces se trata sencillamente de la labor que el tiempo realiza sobre nuestra piel, provocando su progresivo desgaste y envejecimiento, requiriendo por nuestra parte la adopción de medidas que reduzcan el impacto del paso del tiempo sobre ella, manteniéndola con una textura y apariencia ideales, cuidando nuestra apariencia estética y por supuesto la salud de nuestra piel.

Dependiendo de las características de nuestra piel, no todas son iguales, los agentes externos naturales como el sol, el viento, etc. pueden provocar que el efecto del tiempo se vea exponencialmente multiplicado afectando a nuestra piel, por tanto será necesario que extrememos los cuidados y atenciones que hemos de procurarle para mantenerla en óptimo estado.

Consejos de la clinica dermatologica Madrid para tus cuidados cotidianos

El cuidado de nuestra piel, al igual que cualquier otro de los atributos de nuestro organismo, ha de ser objeto de nuestra atención permanente, puesto que tanto desde el punto de vista de nuestra salud como desde un enfoque estético, mantenerla en perfecto estado, con la textura adecuada y agradable a nuestra vista, será beneficioso para nuestro estado emocional general.

Desde la clinica dermatologica Madrid recomendamos mantener nuestra piel hidratada correctamente, utilizar productos para su cuidado sin efectos secundarios nocivos para ella, usar la protección adecuada a las características distintivas de nuestra piel cuando vayamos a exponerla a agentes que sabemos que van a afectarla, como el sol o la nieve entre otros, hará que nuestra piel se mantenga en perfecto estado.

El mantenimiento en perfecto estado de nuestra piel, requiere un control por especialistas en dermatología, ya que prevenir es la mejor forma de mantener el estado de salud de nuestra piel. Otro consejo es recurrir de forma periódica a Clinica dermatologica Madrid la cual nos proporcionará la tranquilidad de que nuestra piel está en las mejores manos.

Patologías a tratar en clinica dermatologica Madrid

No obstante, no sólo hay que tener en cuenta a los agentes naturales que pueden afectar a nuestra piel a lo largo de nuestra vida. El nivel de contaminación ambiental a que está expuesta, el tiempo de exposición a la misma y la agresividad de sus efectos, en función de los niveles de la contaminación y de los elementos nocivos que forman parte del agente contaminante, son datos de gran importancia.

No hay que olvidar las lesiones que nuestra piel corre el riesgo de sufrir en nuestra vida cotidiana. Accidentes domésticos, quemaduras, y un sinfín de posibles lesiones que pueden afectarla y, por supuesto las afecciones derivadas de una alteración orgánica que pueda derivar en una patología que afecte a nuestra piel, afectando a nuestra salud y también a nuestro aspecto.

Clinica dermatologica Madrid, cuenta con servicios especializados integrales para el cuidado de la piel, atendidos por profesionales altamente cualificados y equipados con las más avanzada técnicas para el cuidado integral de su piel. No lo dude…su piel lo merece.

La tiña de los pies: Qué es, síntomas, cómo tratarla…

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

Resumen

La tiña de los pies no se debe confundir con el pie de atleta. La tiña de los pies o tinea pedis es una infección de la piel producida por los hongos dermatofitos, la infección por hongos más frecuente del mundo. Se explica cómo se produce esta infección en los pies, quién puede sufrirlo, cómo son los síntomas de estos hongos en los pies, cómo se diagnostican, medidas preventivas  y tratamiento de la tiña de los pies.

Hongos antropofílicos

Únicamente son parásitos del ser humano. Sólo se transmiten de persona a persona. Producen grandes epidemias en medios urbanos por contacto en duchas, piscinas, colegios, etc. Las lesiones son poco inflamatorias.

Hongos zoofílicos

Habitan normalmente sobre los animales. Ocasionalmente pueden presentarse en el ser humano o encontrarse en el suelo. Producen epidemias familiares en personas en contacto con animales infectados. Son poco contagiosas de persona a persona o por la ropa. Las lesiones suelen ser inflamatorias.

Pie de atleta

El término “pie de atleta” no es sinónimo de tiña de los pies. El “pie de atleta” es un término más amplio y engloba las infecciones de la piel por hongos dermatofitos (tiña de los pies), hongos no dermatofitos (cándidas), y por bacterias. Afecta generalmente a los espacios interdigitales y su origen suele ser un aumento de la sudoración subyacente.

Trichophyton rubrum

La mayoría de las veces la tiña de los pies está causada por Trichophyton rubrum, Trichophyton mentagrophytes y Epidermophyton floccosum.

¿Qué es la tiña de los pies?

Es una infección de la piel de los pies causada por un tipo de hongos llamados dermatofitos. El nombre científico es tinea pedis.

Los dermatofitos son hongos que sólo se presentan como parásitos en estructuras con queratina, es decir, epidermis (es la capa más superficial de la piel), pelo y uñas. Tienen su reservorio natural en la piel y pelo del hombre y los animales, y en el suelo rico en tales desperdicios. A partir de estas fuentes se pueden contagiar el hombre y los animales. Según su reservorio natural se clasifican en:

¿Cómo se produce la infección?

La tiña de los pies es la infección por hongos más frecuente del mundo. Se considera una afección del ser humano civilizado relacionada con el uso de calzado.

Es posible aislar hongos en los espacios entre los dedos de los pies en personas sin la enfermedad. En condiciones apropiadas (calor, humedad, traumatismo) puede sobrevenir una infección con aparición de sintomatología a partir de los hongos existentes previamente.

¿Quiénes tienen un mayor riesgo?

Ocurre primordialmente en adultos aunque también puede aparecer en niños.

Varios factores pueden predisponer a la tiña de los pies, entre ellos:

  • La residencia en climas calurosos con humedad alta que originan sudoración de los pies, la cual elimina los lípidos de la superficie de la piel (que son protectores frente a las infecciones).
  • Las situaciones en que hay fuentes externas de humedad en el ambiente favorecen la infección.
  • El uso común de baños, duchas, piscinas o calzado facilita la diseminación de la infección.
  • El calzado en sí, sobre todo si es oclusivo, favorece la infección. La enfermedad no ocurre en culturas en las cuales no se utiliza calzado.
  • Los zapatos de plástico hacen a la persona especialmente vulnerable.
  • Las personas con disminución de las defensas (inmunodeficiencias) como los diabéticos o las personas con enfermedad por VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), tienen mayor riesgo de adquirir la enfermedad.
  • Es muy frecuente en jóvenes deportistas, atletas o personas que debido a su trabajo están obligados a vestir calzado de goma ajustado.
  • Forma intertriginosa o interdigital (afectación de los espacios entre los dedos)

Es la forma más habitual de presentación. La afección es más frecuente en los espacios entre los dedos cuarto y quinto, seguida del de los dedos tercero y cuarto. La piel afectada aparece blanca y macerada, con erosiones y fisuras de color rojo y con tendencia a extenderse por los dedos y por la planta del pie. Suele encontrarse aumento de la sudoración. Puede aparecer picor y olor fétido.

 Forma vesiculoampollar

Aparecen vesículas (vejigas llenas de líquido) o ampollas, afectando fundamentalmente a los dedos de los pies. Suele acompañarse de engrosamiento de la piel de las plantas, escozor y maceración.

Forma escamosa o hiperqueratósica, también llamada “en mocasín”

Aparece descamación fina, con escamas de color blanco plateado sobre un fondo rojo y con engrosamiento de la piel de la planta, el talón y los lados de los pies. Tiende a ser crónica y no siempre aparecen síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

Existen varias formas de presentación habituales:

La infección puede extenderse a las uñas o a otras partes del cuerpo a partir de estas localizaciones.

 ¿Cómo se diagnostica?

Algunas enfermedades de la piel muestran síntomas similares aunque requieren tratamientos completamente diferentes. Por lo tanto, a veces, el diagnóstico inicial debe ser confirmado con pruebas de laboratorio, aunque no siempre son necesarias. Para las pruebas de laboratorio se puede realizar un raspado de las lesiones para realizar un examen directo por el microscopio y un cultivo.

Algunas enfermedades que pueden plantear confusión con la tiña de los pies son:

  • Infecciones por otros hongos (cándidas)
  • Eczema dishidrótico
  • Psoriasis
  • Dermatitis de contacto

¿Cuál es el tratamiento?

En la mayoría de las ocasiones es suficiente con tratamiento tópico. Para las infecciones más generalizadas, puede ser necesario realizar tratamiento por vía general (vía oral). Los medicamentos más utilizados son: derivados imidazólicos (itraconazol, ketoconazol, clotrimazol, etc.), ciclopiroxolamina y alilaminas (terbinafina, naftifina). Además, se recomienda utilizar simultáneamente y de forma prematura polvos azólicos en calcetines y calzado.

¿Qué medidas se pueden tomar en casa?

  • Higiene personal. Lavar frecuentemente los pies secándolos adecuadamente antes de ponerse los calcetines y el calzado. Secar muy bien las zonas entre los dedos.
  • Tomar medidas de precaución en lugares públicos como piscinas, gimnasios, duchas, etc.
  • Uso de calzado adecuado que permita la transpiración del pie.
  • Utilizar calcetines de algodón o de lana. Cambiarlos frecuentemente y siempre que estén húmedos.
hongo circinado tiña del cuerpo

Tiña del cuerpo (Herpes circinado)

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

 

Resumen:

Descripción de los hongos que pueden transmitirse al ser humano y sus consecuencias. ¿Qué es la tiña?, también denominada herpes circinado, infección de la piel  que afecta a distintas partes del cuerpo  producida por un tipo de hongos llamados dermatofitos. El mayor riesgo de contagio lo tienen los niños. La tiña tiene distintas formas de contagio y síntomas. Se presentan distintas formas de tratamiento y prevención de la tiña.

Hongos antropofílicos

Únicamente son parásitos del ser humano. Sólo se transmiten de persona a persona. Producen grandes epidemias en medios urbanos por contacto en duchas, piscinas, colegios, etc. Las lesiones son poco inflamatorias.

Hongos zoofílicos

Habitan normalmente sobre los animales. Ocasionalmente pueden infectar al ser humano o encontrarse en el suelo. Producen epidemias familiares en personas en contacto con animales infectados. Son poco contagiosas de persona a persona o por la ropa. Las lesiones suelen ser inflamatorias.

Hongos geofílicos

Viven en el suelo alimentándose de restos de queratina de animales. Aunque es raro, pueden infectar al ser humano directamente o por medio de animales, produciendo tiñas inflamatorias.

¿Qué es la tiña?

La tiña del cuerpo, o tiña de la piel lampiña, o herpes circinado, es una infección de la piel que afecta a la cara, tronco, cuello o extremidades y está causada por un tipo de hongos llamados dermatofitos. El nombre científico de la tiña del cuerpo es Tinea corporis.

Los dermatofitos son hongos que sólo son sólo parásitos en estructuras con queratina, es decir, epidermis (es la capa más superficial de la piel), pelo y uñas. Tienen su reservorio natural en la piel y el pelo del hombre y los animales, y en el suelo rico en tales desperdicios. A partir de estas fuentes se pueden contagiar el hombre y los animales. Según su reservorio natural se clasifican en:

La tiña del cuerpo puede estar producida por cualquier tipo de dermatofito, siendo los más frecuentes:

• Microsporum canis

• Trichophyton mentagrophytes

• Trichophyton verrucosum

• Trichophyton rubrum

• Epidermophyton floccosum.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de contagio y cómo se produce?

La tiña del cuerpo puede aparecer a cualquier edad, aunque los niños son los que tienen el mayor riesgo de contraer la infección. Pueden contagiarla con facilidad a otros niños (colegios, guarderías, etc.). Además los niños son los que más están en contacto con los animales domésticos. En la mayor parte de los casos la infección es transmitida por animales (perros, gatos, conejos, etc.).

También tienen mayor riesgo los granjeros y las personas que trabajan con animales con pelo (criadores, personal de laboratorio, etc.)

El hongo se transmite por contacto directo con una persona o animal infectado.

En las condiciones ambientales apropiadas (calor, humedad), un reservorio de infección en los pies (tiña de los pies) u otra localización puede originar una tiña del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?

• Las lesiones se pueden localizar en cualquier parte de la piel.

• Cuando el hongo es zoofílico, las lesiones se suelen localizar sobre piel expuesta (cabeza, cuello, cara y brazos).

• Si es antropofílico suelen afectar áreas no descubiertas o por traumatismo.

• Aparecen generalmente como manchas rojas, con forma circular u ovalada, de bordes sobreelevados rojos, con descamación y a veces con vesículas (vejigas llenas de líquido) o pústulas (vejigas llenas de pus).

• Las lesiones presentan crecimiento por los bordes como una “mancha de aceite”, y la porción central de la lesión va quedando sana, sin descamación, aspecto por el que se le denomina “herpes circinado”.

• Las lesiones pueden ser únicas o múltiples (sobre todo si el hongo es zoofílico).

• Pueden existir formas profundas que se asocian a una importante respuesta inflamatoria.

¿Cómo se diagnostica?

Algunas enfermedades de la piel muestran síntomas similares aunque requieren tratamientos completamente diferentes. Por lo tanto, a veces, el diagnóstico inicial debe ser confirmado con pruebas de laboratorio, aunque no siempre son imprescindibles.

Pruebas de laboratorio: se puede realizar un raspado de las lesiones para realizar un examen directo por el microscopio y un cultivo. Algunos hongos se hacen fluorescentes cuando son expuestos a la luz ultravioleta (luz de Wood).

Algunas enfermedades que pueden plantear confusión con la tiña del cuerpo son: pitiriasis versicolor, eczemas, psoriasis, etc.

En caso de duda sobre el diagnóstico es conveniente acudir a un dermatólogo.

¿Cuál es el tratamiento?

Dependiendo de si las lesiones son pocas o muy numerosas se realizan tratamientos tópicos (aplicados directamente sobre la piel) o por vía general (vía oral). Entre los más utilizados están:

• Derivados imidazólicos (itraconazol, clotrimazol, tioconazol, sertaconazol, etc.)

• Ciclopiroxolamina

• Alilaminas (naftifina, terbinafina)

• Griseofulvina.

¿Qué se puede hacer para evitar el contacto?

• Los hongos que causan infecciones están en gran cantidad de lugares, por lo que es prácticamente imposible eliminarlos totalmente.

• Es importante examinar a los contactos íntimos de la persona afectada para investigar evidencia de enfermedad. En principio, no se justifica separar a los niños infectados de la escuela si se indica tratamiento efectivo.

• Es recomendable examinar a los animales domésticos por si éstos estuvieran afectados, realizando un tratamiento adecuado siempre que se sospeche infección.

Debe evitarse el contacto con animales o personas que presenten signos de infección.

clínica dermatológica - hongos en los pies

Erisipela

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

¿Qué es la erisipela?

La erisipela es una infección de la dermis (capa media de la piel) y del tejido celular subcutáneo (capa más profunda de la piel) superior, causada principalmente por la bacteria Streptococcus beta hemolítico del grupo A. En algunas ocasiones también participa el Staphylococcus aureus. En lactantes, puede ser debida a la infección por estreptococos del grupo B.

¿Cómo se produce la infección?

El germen penetra por una erosión (puerta de entrada) a veces imperceptible, y tras un periodo de incubación de dos a cuatro días, se desarrolla la sintomatología. Por esta razón, una placa de eczema, o incluso un pequeño rasguño por muy pequeños que sean, pueden resultar en erisipelas.

¿A quién afecta?

  • Es una enfermedad común en edades extremas de la vida: lactantes, niños pequeños y ancianos.
  • También aparece a menudo en pacientes debilitados, diabéticos,alcohólicos y personas con las defensas bajas.
  • Las personas con ulceraciones en las piernas o con infecciones por hongos en el pie tienen un riesgo mayor, ya que estas alteraciones debilitan los mecanismos de defensa de la piel y facilitan la invasión por las bacterias.

¿Cuáles son los síntomas?

El inicio del cuadro es súbito, afectando al estado general, con fiebre elevada, escalofríos, vómitos y aparición en la piel de una placa rojiza, hinchada, caliente y dolorosa bien delimitada.

La lesión se extiende “en llamarada”, con un borde de avance claro que origina una zona elevada y brillante. El paciente nota sensación de tirantez en la zona afectada.

A consecuencia de la hinchazón intensa, se pueden formar ampollas con contenido claro o hemorrágico, que al romperse dejan ulceraciones. A veces, se producen extensas áreas de destrucción, empeorando el pronóstico.

Las localizaciones preferentes en adultos son las extremidades inferiores y la cara. En los lactantes, aparece sobre todo en el abdomen a partir del cordón umbilical.

La erisipela de las extremidades inferiores en la actualidad es más frecuente, y aparece a menudo en alteraciones tróficas: hinchazón de la extremidad con aparición de eczemas o insuficiencia venosa o arterial. El aspecto es el de una extremidad hinchada, roja, dolorosa que se puede acompañar de fiebre y de adenopatías (ganglios aumentados de tamaño) en las ingles.

La principal complicación local de la erisipela es la extensión en profundidad produciendo infecciones más importantes: celulitis, fascitis, miositis y abcesos. También pueden aparecer complicaciones generales como glomerulonefritis (afectación del riñón) o sepsis (paso del germen a la sangre).

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se establece habitualmente por la sintomatología, ya que el germen no se cultiva en la lesión, y los cultivos de sangre suelen ser negativos. Si se realiza un análisis de sangre, aparecerán datos de infección aguda como, aumento de glóbulos blancos y de la velocidad de sedimentación globular.

¿Cuál es el tratamiento?

  • Reposo en cama
  • Antibióticos por vía general. Se utilizan fundamentalmente beta-lactámicos (penicilina, cloxacilina, etc.). En caso de no poder utilizar beta-lactámicos (alergias), se utilizan macrólidos (eritromicina).
  • Analgésicos
  • Antiinflamatorios
  • Tratamiento de las enfermedades o factores desencadenentes: erosión, eczema, úlcera, infección por hongos, etc.