Tag Archives: sudoración excesiva

Jabón Clínica dermatológica madrid

Remedios para evitar una posible hiperhidrosis

El mal olor del sudor es algo insoportable. Todo el mundo suda, pero algunas personas sudan de una manera excesiva, lo que provoca que se sientan incómodos y en cierta medida acomplejados. A la sudoración excesiva se le llama hiperhidrosis. La acumulación de sudor provoca que se formen bacterias de las que desprenden ciertos gases que son los que provocan el mal olor. A más sudoración, más bacterias y producción de gases, por lo tanto peor olor.Para evitar el mal olor, sobre todo en las personas que sudan de una manera excesiva, se recomienda una correcta higiene. Es conveniente lavar las zonas delicadas, como las axilas, al menos dos veces al día con agua y jabón. Es fundamental que tengamos cuidado con que no queden restos de jabón o de otros productos porque provocarán peor olor al mezclarse con el sudor.

Si sudas mucho es posible que debas usar algunos remedios caseros para evitar el mal olor.

Uno de los remedios más usados y con buenos resultados es aplicar bicarbonato a la zona de que se trate. Un vez esté bien limpia y seca se aplica el bicarbonato con un pequeño algodón.

Las infusiones de tomillo y romero aplicadas en las axilas también son un buen remedio para evitare el olor a sudor.Otro remedio muy extendido y con cierta gracia es usar una patata. Lo primero que debemos hacer es pelarla y cortarla en rodajas no muy finas. Se debe colocar una rodaja debajo de cada una de las axilas e ir cambiándolas cada cierto tiempo. Cuando hemos terminado con las rodajas dejamos que se seque y aplicamos un desodorante normal. Aunque suene raro es un remedio que funciona, debido principalmente al almidón que libera la patata.

Como último consejo te recomendamos que utilices ropa de lino o de algodón, los tejidos sintéticos evitan que se transpire correctamente y el mal olor aumenta.

Estos consejos son únicamente válidos para evitar posibles síntomas de hiperhidrosis leves, en caso de síntomas graves o persistentes debería acudir a un profesional de la dermatología, en la clínica dermatológica del doctor Cavada la primera consulta es gratuita y te asesoraremos de la manera más profesional.

hiperhidrosis clínica dermatológica

La Hiperhidrosis es algo más que un síntoma de sudoración excesiva

 Esta vez vamos a explicar de una manera sencilla que esto de la hiperhidrosis y la importancia que hay que darle a un síntoma en el que mucha parte de la población no sabe de que se trata. La sudoración es un fenómeno fisiológico que mantiene la temperatura corporal eliminando el calor sobrante del cuerpo. En el cuerpo humano este mecanismo está regulado por el sistema nervioso autónomo y, más concretamente, por el sistema simpático. La hiperhidrosis es la secreción excesiva de sudor, en una cantidad muy por encima de lo requerido para el control de la temperatura corporal. Puede ser axilar, palmar, plantar, cráneo-facial, según el lugar del cuerpo donde se produzca.

Hay distintos tipos de hiperhidrosis:

Hiperhidrosis primaria: existe un inapropiado funcionamiento del sistema simpático. Éste envía un estímulo exagerado a las glándulas sudoríparas y se produce una sudoración desmesurada en determinadas zonas del cuerpo.

Hiperhidrosis secundaria: manifestación de otro proceso patológico, como hipertiroidismo, terapia hormonal o disfunción hormonal.

Consecuencias físicas y sociales La hiperhidrosis es responsable de consecuencias no sólo físicas sino también anímicas. A estos problemas se une el efecto psicológico que tiene la hiperhidrosis en la calidad de vida de las personas que la padecen, afectando a la vida diaria, a la relaciones sociales, aspecto físico, etc.

La mayoría no consulta al especialista: La prevalencia de la hiperhidrosis se sitúa alrededor del 3% de la población. De ellos, sólo el 38% ha comentado estos problemas de excesos de sudor con un profesional de la salud.Se trata de un trastorno que suele iniciarse en la infancia o pubertad y normalmente dura toda la vida, aunque la gravedad disminuye hacia los 50 años.

Controlar la hiperhidrosis sin que la piel se irrite: El control de la hiperhidrosis no es fácil. El uso de antitranspirantes convencionales nunca es suficiente para conseguir un buen control de la sudoración. Por otra parte, el tipo de sustancias empleadas en las formulaciones para el control de la hiperhidrosis suelen ser muy mal toleradas por la piel, lo que conlleva a restringir su frecuencia de uso y eso condiciona su efectividad.

Tradicionalmente, los productos más utilizados han sido sales de aluminio (cloruro de aluminio), pese a su capacidad irritante que las hace especialmente mal toleradas e impiden su uso diario, obligando a espaciar las aplicaciones.Existen otros métodos para el control de la hiperhidrosis, aunque son más invasivos y no siempre están indicados para todo tipo de pacientes, el dermatólogo es quien puede aconsejar en cada caso cual es la mejor opción de tratamiento.Un reto terapéutico es el control diario de la hiperhidrosis que a su vez no irrite la piel.La posibilidad de uso de un antitranspirante a diario, con una buena efectividad en el control de la sudoración excesiva y a la vez que sea bien tolerado es un avance claro en las posibilidades de tratamiento.

Hay que considerar que el paciente que sufre de hiperhidrosis de forma continuada tiene una maceración local de la piel que lo hace más susceptible a la proliferación de organismos, presentando por tanto un mayor riesgo de infección.

Desde la clínica dermatológica del doctor cavada te invitamos a que pases por nuestra consulta, en la que te realizaremos un chequeo gratuito y de calidad, para que que la normalidad vuelva tu vida de la manera más sencilla posible.

Question Clínica dermatológica madrid

¿Cómo saber si sufro de hiperhidrosis?

El diagnóstico de esta patología se basa principalmente en la sudoración excesiva que algunas personas presentan en ocasiones que no son las normales para tener una transpiración excesiva cuando no se está haciendo actividad física, lugares donde no hace calor,etc. Donde en principio la actuación del disparador que controla la temperatura corporal no debería actuar.

Además, la gran mayoría de personas que sufren de hiperhidrosis, la sufren especialmente en algún sitio en particular del cuerpo (focalizada): manos, pies, axilas… Hace poco publicamos un post de los tipos de hiperhidrosis, puedes consultarlo pinchando Aquí.

Normalmente es el propio paciente el que observando y comparando con el resto de personas, se da cuenta que no tiene una sudoración normal. Estamos hablando, por supuesto, siempre de personas que no tienen ningún tipo de enfermedad que puedan afectar a la normalidad de su transpiración.

Hay diferentes técnicas clínicas para diagnosticar dicha hiperhidrosis, aunque son técnicas que están orientadas a la falta de sudoración, se utilizan de forma experimental en el diagnóstico clínico de la hiperhidrosis. Por ejemplo las técnicas colorimétricas, evaporimétricas y electrofisiológicas.

En definitiva el auto-diagnóstico sólo se puede basar en las evidencias que cada persona vive en su vida diaria. Cabe decir que no solo las personas que sufren de hiperhidrosis buscan soluciones; aquellos que aunque no llegue a ser una sudoración en exceso se sienten incómodos por su sudor también buscan trucos o soluciones para combatirlo.

Desde la clínica dermatológica del doctor cavada te invitamos a que pases por nuestra consulta, en la que te realizaremos un chequeo gratuito y de calidad, para que que la normalidad vuelva tu vida de la manera más sencilla posible.

Insomnio Clínica dermatológica en madrid

La sudoración nocturna

Ya hemos hablado de la hiperhidrosis en nuestros anteriores post, pero en esta ocasión nos centraremos una patología concreta, la sudación nocturna, se puede definir como grandes bochornos durante la noche. Da como resultado una sudoración excesiva que tiende a empapar el pijama y las sábanas, interrumpiendo el sueño y produciendo una sensación de calor y pequeños escalofríos, los cuales se pueden identificar como cuando padecemos de fiebre alta.

Dicha sudoración en exceso no es producida por un exceso de calor, sino por el mal funcionamiento del hipotálamo, el centro del control de la temperatura del cuerpo. El hipotálamo recibe falsas señales de calor y éste reacciona con sudor.

Las posibles causas son bajos niveles de testosterona, niveles altos de cortisol o estrés, dieta pobre en nutrientes o un inadecuado acondicionamiento físico.

Para solucionar el problema se recurre al tratamiento de hormonas bioidénticas naturales para equilibrar las hormonas y volver a tener un funcionamiento adecuado. Una buena dieta ayuda a su buen funcionamiento decrementando esa sudoración nocturna tan molesta.

En la clínica dermatológica de Madrid del Doctor cavada, la primera consulta es gratis, y te atenderemos con toda los avances y la profesionalidad de unas de las clínicas líderes en el sector.

clínica dermatológica - hongos en los pies

Sudoración excesiva

Doctor Daniel Candelas Prieto

Doctor Daniel Candelas Prieto

Resumen:

La sudoración excesiva o hiperhidrosis es un trastorno crónico. Las manifestaciones y causas son diversas. Se exponen los diferentes tratamientos contra la sudoración excesiva o o para eliminar la hiperhidrosis: tratamiento médico y  tratamiento quirúrgico.

¿Qué es la sudoración excesiva?

En términos médicos “hiperhidrosis”, es un trastorno crónico de la sudoración que consiste en una producción excesiva de sudor en las glándulas sudoríparas del organismo. Suele aparecer en la primera infancia y, a menudo, se prolonga el resto de la vida. Se trata de una afección benigna, de origen desconocido y parece existir una base genética en su desarrollo.

¿Cómo se manifiesta?

Este trastorno puede llegar a afectar a una de cada 100 a 200 personas y se caracteriza por un aumento de la producción del sudor que, dependiendo de la situación, puede variar desde una sudoración mínima hasta otra realmente invalidante para la vida familiar o laboral, y asociarse incluso con trastornos psiquiátricos del tipo de las neurosis, la fobia social o la ansiedad.

A menudo se desencadena por estímulos estresantes, con frecuencia de tipo emocional y, más raramente, por el calor, el ejercicio físico o la alimentación.

Puede ser fundamentalmente de dos tipos en función de su localización:

Es una afección simétrica y, en la mitad de los casos, afecta a las manos y a las axilas conjuntamente (de forma menos frecuente afecta sólo a manos o axilas).

La forma que afecta a las manos es la que ocasiona más problemas desde el punto de vista social, y la que lleva al paciente con frecuencia a la consulta del médico. Las formas graves pueden representar un verdadero problema en personas que tienen una intensa vida social, como políticos, representantes, dependientes, relaciones públicas, etc., o usan sus manos para trabajar, como pintores, diseñadores, arquitectos, dibujantes, etc. Algunas de estas personas se vuelven retraídas, evitan dar la mano y, si lo hacen, previamente suelen limpiársela rápidamente con un pañuelo o en su ropa, ya que está completamente bañada en sudor. En muchos casos, la inminencia de tener que dar la mano no hace sino emperorar la situación, generándose aún mayor sudoración.

Las formas que afectan a las plantas de los pies pueden ocasionar infecciones locales, maceración de la piel y ampollas que manchan los calcetines y el calzado, además de desprender un desagradable olor.

La forma axilar origina humedad, manchado y deterioro de la ropa, así como mal olor.

  •  la sudoración afecta a todo el cuerpo, o bien
  • está localizada en determinadas áreas del organismo, característicamente en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y la cabeza y la cara.

    Causas

    En la forma general, es decir, la que afecta a todo el cuerpo, se han involucrado distintos procesos como el embarazo, la obesidad, la menopausia y la ansiedad, enfermedades como el hipertiroidismo o producción excesiva de hormonas tiroideas, o enfermedades de origen neurológico, algunos tumores, algunas enfermedades de la piel y tóxicos como el alcohol.

    Tratamiento médico

    Durante muchos años se han usado distintos preparados tópicos, es decir, aplicados sobre la piel que presentaba el exceso de sudoración. Sin embargo, estos tratamientos han tenido éxito limitado o temporal, por lo que los pacientes, desanimados, los abandonaban, y otros muchos de estos tratamientos han fracasado en su intento de eliminar la producción excesiva de sudor.

    Se ha empleado también una técnica llamada ionoforesis o iontoforesis, que consiste en la movilización de los iones de sodio de una solución acuosa mediante una corriente eléctrica que penetra en las glándulas sudoríparas y origina su reposo temporal según un mecanismo no bien conocido. Se requieren de 3 a 6 sesiones semanales y los resultados son dependientes de la dosis y limitados en el tiempo, por lo que en las formas graves los pacientes se desaniman y dejan el tratamiento.

    En los últimos años se ha introducido un nuevo tratamiento médico consistente en el empleo de la toxina botulínica de tipo A que ha demostrado ser un tratamiento seguro y eficaz para la hiperhidrosis axilar primaria y para la de las manos, con elevados niveles de satisfacción del paciente. La técnica consiste en la inyección subcutánea de la toxina en el área de hiperhidrosis correspondiente, lo que ocasiona un bloqueo de las terminaciones nerviosas responsables de las glándulas sudoríparas. Los efectos, es decir, la reducción en la sudoración, empiezan a notarse entre los 2 y 4 días y los síntomas remiten en una semana, pero desgraciadamente pueden reaparecer al cabo de unos 3 meses en el caso de las manos y hasta 8 meses después en la hiperhidrosis axilar.

    Tratamiento quirúrgico

    El tratamiento quirúrgico está indicado en las formas graves de las palmas de las manos o en las que se afectan palmas de manos y axilas conjuntamente, y en las que se afecta la cara y la cabeza. Consiste en la realización de una técnica quirúrgica denominada simpatectomía torácica bilateral por videotoracoscopia, que ha revolucionado el tratamiento de este difícil y molesto trastorno.

    Esta técnica se califica de cirugía de acceso mínimo y consiste en la práctica de unas pequeñas incisiones en el tórax a través de las cuales se introduce un tubo con una luz y un sistema de cámara de vídeo que amplifica las imágenes y se seccionan y eliminan selectivamente los ganglios linfáticos de la cadena simpática correspondientes al área de exceso de sudoración.

    La técnica es muy eficaz, segura y los resultados a largo plazo son satisfactorios. El principal efecto secundario es la llamada redistribución de la transpiración en el resto del cuerpo (cara, tronco o extremidades) que se produce en la mitad de los casos. Esta hipersudoración compensadora es totalmente imprevisible, aparece en los primeros 6 meses tras la intervención y puede desaparecer espontáneamente o persistir de forma indefinida.

    Tratamiento

    Existen fundamentalmente dos tipos de tratamiento: